Mentiras completas y verdades a medias



domingo, 31 de enero de 2010

El futuro ya está aquí

Lo decían los Radio Futura. Y parece que se ha cumplido. Los hábitos de lectura aparentan migrar hacia una nuevos lugares más allá de la terra cognita tradicional. Y como dice el aforismo: O te aclimatas o te aclimueres. Así que he decidido sumarme con entusiasmo a la nueva tendencia y para ello he creado una nueva sección en esta web denominada E-Books (arriba, en el menú horizontal, la cuarta opción. De nada). Breve por el momento, pero espero que vaya creciendo poco a poco con el tiempo. Para empezar, están incluidas las quince primeras páginas de mis novelas publicadas en los formatos más populares (ePub, MOBI y PDF) y un regalo de inauguración: un volumen recopilatorio de relatos titulado Ocho vueltas de tuerca completamente inédito (el volumen, no los relatos. Al menos, no todos). Si disponéis de aparatejo podéis descargarlos e incorporarlos a vuestro lector. Que disfrutéis.

PS.- Si detectáis algún error en la maquetación de los ficheros le estaría muy agradecido a quien pudiese enviarme un email comentándomelo.

Etiquetas: ,

15 comentarios:

Blogger hawai05 ha dicho...

como idea me parece magnifico , el avanzar con los tiempos . Pero donde este un buen libro con sus hojas ,su olor a papel ......no es lo mismo pero un 10 por el I+D+I HABER SI APRENDE ESTO EL GOBIERNO ,LOS TIEMPOS AVANZAN QUE ES UNA BARBARIDAD ,QUE DIJO ALGUN COLEGA

31 de enero de 2010, 7:41  
Blogger Paco Gómez Escribano ha dicho...

Pues a mí me gusta más el libro tradicional, dónde va a parar. Pero como dices, los tiempos cambian. No puedo leer en el ordenador una novela, se me cansa la vista. Pero me han dicho que leer en artilugios tipo iPad es una delicia. Como una delicia tiene que ser que llegue el veranito, te vayas de viaje, y te lleves cargado en el bicho 20 novelitas. Además el cacharro recuerda por donde vas y no sé cuantas prestaciones más. No me cabe duda de que es el futuro. El miedo, sobre todo para los que somos autotes, es el tema del pirateo. Como pase como con los cedés, si este mundo de la Literatura ya está complicado, acabaremos comiéndonos los mocos. En fin, tiempo al tiempo. Un saludo.

31 de enero de 2010, 10:55  
Blogger Pedro de Paz ha dicho...

Puestos a preferir, yo también prefiero la lectura sobre papel. Será costumbre, será tradición, será lo que sea, pero, por otro lado, resultan innegables las bondades del nuevo formato (como apunta Paco, evitará cargar con una maleta de libros, por ejemplo) y su cada vez más firme implementación. Pero sobre todo facilita el control absoluto del autor para con su obra y su posibilidad de decidir qué se da a conocer y qué no al margen de criterios editoriales y decisiones mercantiles. Que no digo que estén de más, al contrario, sino que ambas posturas pueden convivir perfectamente. No se trata de "sustituir a..." sino de funcionar "a la par de...". Y yo, que fui cocinero antes que fraile (o informático antes que escritor), he decidido apuntarme a un carro que sin duda alguna va a ir para adelante. Me lleve a donde me lleve.

31 de enero de 2010, 13:22  
Anonymous Andima ha dicho...

Gracias por poner los cuentos, Pedro. He podido leer algunos que me faltaban. Admiro la tensión que logras en Mala suerte, esa cosa de que la vista quiera recorrer las líneas más rápido de lo que puede procesar, con tal de saber lo que va a pasar (y esos golpes de humor y mala leche que, en medio del estrés, te hacen sonreír). Y en Revenge blues, las consecuencias que pueden tener las palabras, sin ser demasiado concluyente, dejando las conclusiones en el aire. O el de Llámeme Jack, homenaje personal, supongo, y que además que yo recuerde es lo primero tuyo que leo en primera persona. De nuevo, gracias.

Un abrazo.

31 de enero de 2010, 17:29  
Blogger Pedro de Paz ha dicho...

Nunca dejará de sorprenderme, Andima, que, con tú juventud, tengas esa precisa capacidad de análisis crítico. Eres realmente algo fuera de lo común. En efecto, por el motivo que fuese nunca me he sentido particularmente cómodo con la primera persona. Llámeme Jack, además de un evidnete homenaje, es un intento por superar esa circunstancia. Después hay algunas cosas más escritas desde esa perspectiva, pero permanecen inéditas. Por el momento.

Gracias por dedicarle tu atención y tu tiempo al volumen de relatos.

Un abrazo,
Pedro de Paz

31 de enero de 2010, 17:53  
Blogger Carlos González ha dicho...

El caso es que yo también prefiero los libros. Pero no me desagrada el tema de cargar en el iPad un porrón de novelas y llevármelas de vacaciones. Por cierto, que ayer Paco y yo hablábamos de las ventajas y desventajas del ebook. Me llamó a mediodía y me dijo que habías colgado los relatos. Los había leído y le habían flipado, así que, después de un día de duro curro aquí estoy leyéndolos en compañía de un Jack Danield's y un cigarrito. Los que llevo hasta ahora están guay. Voy a empezar Revenge Blues.
Un abrazo.

1 de febrero de 2010, 1:27  
Anonymous Trancos ha dicho...

No me gustan los e-books. pedeefes y demás los tengo asiciados a boletines oficiales y lenguaje administrativo (deformación profesional, quizás) y me resultan muy antipáticos. Como beber u gran reserva en vaso de plástico.
Pero hay que admitir ciertas ventajas:
-Ahorro de espacio (mi buardilla amenaza hundimiento)
-Ahorro de papel (y de contaminación y desforestación en su producción)
-Los niños llevarán sus libros de texto (y sus deberes) en "la pizarrita" y no se nos herniarán a edades tempranas.
-Se terminará eso de "está descatalogado" o "no se ha vuelto a reeditar" (he comprado este finde "El violinista de Mauthausen" pero la "vida de Martín Pijo" no hay manera)

Gracias por los relatos, PdP.

1 de febrero de 2010, 10:59  
Anonymous Andima ha dicho...

Tenía mucho interés por leer algo tuyo en primera persona. A mí la primera persona me gusta mucho. Con ella puede ocurrir que suceda la magia de que se convierta en verdad, en la única certeza sobre la faz de la tierra.

No digo que sea tu caso, que no lo sé, pero se me ocurre que un motivo por el que la primera persona pueda resultar incómoda es el pudor. Es más segura la tercera persona, el narrador omnisciente. La primera persona exige una mayor implicación, o más bien, uno tiende a desnudarse más de lo que desearía. El egotismo del artista verdadero se impone y le cuesta contenerse a la hora de juzgar y percibir de manera personal el mundo exterior. No importa qué clase de persona sea el narrador, el punto de vista del autor se acabará solapando al suyo, la línea que separe a ambos se hará muy estrecha en ocasiones o incluso llegará a desaparecer. El narrador omnisciente permite una mayor distancia, uno es Dios y lo ve todo desde arriba, está más seguro, se puede escribir con mayor frialdad, y también consiente a menudo, para mi gusto, demasiados excesos; en el narrador en primera persona, en cambio, uno se sitúa dentro del personaje y se coloca a la altura del resto, se ve más obligado a poner toda la carne en el asador, con sus miserias y limitaciones, para bien y para mal.

Yo te animo a que pruebes más con la primera persona, o alternar primera con tercera, si la primera persona implica demasiadas limitaciones. El cuento de Llámeme Jack está muy bien, y las palabras de Jack describiendo su pasión son maravillosas; tienen todo el regusto elegante y finolis de los cuentos ingleses de terror y fantasmas de comienzos del siglo XX.

Abrazos.

1 de febrero de 2010, 16:06  
Blogger Pedro de Paz ha dicho...

Carlos, los eReaders no son agradables. No aportarán jamás el placer de la liturgia que conlleva el manejo de un ejemplar de papel. Pero su uso es tremendamente cómodo, útil y ventajoso. Esa es su baza. Espero que te gusten los relatos.

Querido Trancos: te comento lo mismo que a Carlos. Placer, lo que se dice placer, quizá no, pero ventajas y comodidad... un huevo.

La primera persona tiene algo de mágico, Andima. Aprecio mucho ese tipo de textos tanto más conociendo la dificultad que implica su redacción y que tu has descrito con precisos argumentos. Ya no es tanto una cuestión de pudor como de implicación. La primera persona es mucho más exigente para con el autor. Eso sí, bien lograda, es mucho más brillante. Bueno, qué voy a explicar si tu lo has hecho de maravilla. ;-) Me alegro que te haya gustado el relato Llámeme Jack. Le tengo un cariño especial.

1 de febrero de 2010, 23:08  
Blogger Parmenio ha dicho...

Don Pedro, es un verdadero honor el verme citado en su excelente blog.

Un saludo a usted y a sus amigos.

1 de febrero de 2010, 23:15  
Blogger Paco Gómez Escribano ha dicho...

Qué tal, Pedro. Gracias por colgar los relatos en la web. Los estuve leyendo y pasé un rato la mar de agradable. Además, me ha resultado particularmente agradable volver a encontrarme con Tejada y Cortés fuera de "El documento Saldaña" que, por cierto, ya estoy acabando y me está gustando muchísimo. Pronto habrá reseña. Un abrazo.

2 de febrero de 2010, 0:13  
Blogger Pedro de Paz ha dicho...

El placer y el honor es mío, D. Parmenio. Bienvenido a ésta, su casa.

Gracias a ti por leerlos, Paco. Algunos lectores avezados se han reencontrado con viejos amigos. Me alegra que los hayan reconocido con un golpe de simple vista. Deseando estoy de leer esa reseña.

2 de febrero de 2010, 8:33  
Anonymous Trancos ha dicho...

Un poco perplejo me ha dejado lo que he leído, con relación al tema, aquí:

http://www.abc.es/blogs/perdomo/public/post/el-precio-de-los-ebooks-2880.asp

¿Es verdad que las editoriales pretenden equiparar el precio del libro electrónico con el del libro-libro-de-papel-de-toda-la vida a pesdar de que sólo nos vendan "el alma del libro" y no "el cuerpo" con el consiguiente ahorro de materia prima, imprenta, enmaquetación, transporte, almacenamiento...? Pues es como si Ikea pretendiera vender sus muebles al precio de marquetería y ebanistería fina estilo Luis XVI y encima no te regalara ni el destornillador ni la llave inglesa de chichinabi ni los tornillo ni el plano de montaje. ¿Es verdad que pretenden que los autores sigáis como hasta ahora, conformándoos con el 4% del total, utilizando vuestro euro para callar la boca a todo el mundo sobre sus 19 € en nobre de los sacrosantos "derechos de autor"? ¿Sabes lo que te digo?
a) Que tengáis cuidado, tú y tus amigos, con lo que firmáis, que los autores sois mayoritariamente de letras, no tenéis ni idea de economía ni de números y a poco que os descuidéis os la dan con queso. Tú no firmes nada, si no es en presencia de tus asesores, por si acaso (salvo la concesión del Planteta del próximo año ;-)
b) Si algún día venzo mis escrúpulos y me decido a hacer un master en mulería y me descargo tu próximo libro, luego te invito a unas cañas y una ración de calamares y estamos en paz.
c) Con esto de los eBooks, ¿no os podéis liberar loas autores de la tiranía de los chupasangres de las editoriales, que publican, distribuyen y promocionan lo que quieren, cuando quieren y como quieren?
Salud y saludos

3 de febrero de 2010, 17:15  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Creo haber leído en otras entradas de tu blog que no eres precisamente un defensor de las descargas gratuitas y que estás en contra de la libre distribución de contenidos. Ahora incluyes textos en tu web en formato e-book para descargar libremente ¿Podrías explicar el aparente contrasentido?

Gracias.

3 de febrero de 2010, 17:55  
Blogger Pedro de Paz ha dicho...

He leído el enlace, Trancos. Creo que el panorama pintado en ese artículo es demasiado pesimista. Por pretender, obviamente, las editoriales pretenden llevarse el ascua a su sardina. Pero, por fortuna, hay iniciativas que pretenden ponernos a los autores sobre la pista de lo que realmente se cuece en este ámbito, como la llevada a cabo por la Asociación Colegial de Escritores. Échale un vistazo a este enlace (Nota del 27/01).

Yo te explico, anónimo. En absoluto estoy en contra ni de la transmisión de cultura a través de la red ni de las descargas gratuitas. Estoy, y siempre estaré, en contra de que alguien se abogue derechos que no le corresponden y que quien tome la decisión de difundir un contenido cultural no sea el legítimo gestor del mismo. Yo he tomado la decisión de colgar un volumen de relatos que se puede descargar de forma gratuita desde mi web porque dichos relatos SON MÍOS y he podido tomar esa decisión de motu propio porque gestiono un bien cuyos derechos me pertenecen A MÍ. Y hago con ellos lo que me parece más oportuno, en este caso cederlos a mis lectores en agradecimiento por su apoyo. Pero, en este caso, ningún cantamañanas aprovechado, en aras de espurios derechos y libertades, ha cogido MIS relatos y, sin MI permiso, los ha colgado de cualquier web, del EMULE o en RAPIDSHARE. La diferencia de matices creo que es sustancial.

Abrazos.

4 de febrero de 2010, 17:05  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal