Mentiras completas y verdades a medias



lunes, 18 de enero de 2010

La insoportable levedad del ser. Y del estar


Nuestro ínclito timonel de Occidente, señor de la Tierra y el Viento, avezado experto en el complicado arte de hablar sin decir nada, ha concedido recientemente una entrevista a El País. El escalofriante documento fue publicado ayer, domingo. En él pueden hallarse perlas como estas:

  • «...Para el que pierda el empleo hoy, lo peor llega hoy...».
    (Ya. Y para el que lo perdió hace seis meses, lo peor le llegó hace seis meses. ¿Y?)


  • «...P. ¿Puede precisar qué quiere usted decir cuando habla de la solidaridad de la zona euro?
    R. Solidaridad.
    (...)
    P. ¿Normalización es poner fin a los crucifijos en las aulas de la escuela pública?
    R. Normalización.
    ...».
    (La elocuencia personificada.)


  • «...Ahora estamos en la plena intensidad de la vivencia de la crisis...»
    (NOTA: declaraciones del mismo individuo hace menos de diez días: «...España está a punto de salir de la crisis, si no lo ha hecho ya...» (Rueda de prensa, 08/01/2010, segundo 37)

Lo dejo aquí en aras de mi propia salud mental.

En serio, ¿alguien es capaz de leer tal sarta de vacuidades, obviedades, tonterías y misdirections —lamento el término foráneo, pero es el más preciso que conozco para describirlo—, de contemplar tal capacidad para decir una cosa y su contraria casi en el mismo párrafo sin demostrar una enorme perplejidad y/o sufrir un profundo y desasosegante ataque de vergüenza ajena?

Lo siento. Yo me confieso incapaz.

Etiquetas:

14 comentarios:

Blogger hawai05 ha dicho...

sinceramente tu no ves mas que palabras huecas donde este ser ve revelaciones
esta mas claro que el agua con estas palabras el quiere trasmitir un mensaje de paz y sosiego lo que pasa es que como a jesus habra que crucificarle y despues de 21 siglos talvez pero solo tal vez alguien sepa lo que decia
total es un tonto del culo sin remedio que coño

18 de enero de 2010, 14:52  
Blogger Pedro de Paz ha dicho...

Es que aún no estamos preparados para recibir la palabra revelada, Hawai. Unos descreidos y unos miserables, eso es lo que somos.

PENITENCIAGITE!

(Pero mira que soy contumaz, ¿eh?)

18 de enero de 2010, 15:23  
Anonymous g.l.r. ha dicho...

La de Zapatero es una política de frases vacías que, para nuestra desgracia, deslumbra a los cegados por las siglas. Para más inri, su predicamento no va a mermar aunque nos veamos todos con taparrabos, lo que nos llevará a convertirnos en el hazmerreir mundial.

18 de enero de 2010, 15:27  
Blogger Angelus ha dicho...

Le veo a Ud. muy cañero en los últimos "posts". ¡Me gusta!
Saludos.

18 de enero de 2010, 15:53  
Blogger Paco Gómez Escribano ha dicho...

Yo también leí la entrevista, Pedro. ¿Por qué será que que con este hombre he perdido la capacidad de sorprenderme? La leí y me quedé tan campante en vez de quedarme perplejo, que es como se quedaría alguien que escucha por primera vez a zapabean. Pero es que le he escuchado decir tantas veces tantas tonterías que ya no me sorprendo, i'm sorry, soy inmune a su estupidez.
Un abrazo.

18 de enero de 2010, 17:02  
Blogger Guido Finzi ha dicho...

Antes, al leer algo así uno se sorprendía. Ahora, a fuerza de costumbre, no provoca más que indiferencia.

Un saludo

18 de enero de 2010, 17:21  
Blogger Fernando ha dicho...

Efectivamente, mas de lo mismo .

Se me viene a la cabeza la voz en off de zbean "querido Pedro, esta crítica, viniendo además de un escritor es-pa-ñol, me parece... insólita"

Hala, al rincón de cara a la pared con Pilar Santos. Jesús venturus est et los homines debent facere penitentia. No? penitenciagite!

18 de enero de 2010, 18:14  
Blogger Pedro de Paz ha dicho...

Lo triste del asunto, GLR, es que el socialismo, como ideario, como política, como doctrina o como quiera llamarlo, bien entendido y bien gestionado, sea quizá la única fuerza de choque, el único contrapeso que puede mermar muchos de los desastres que arrastra el capitalismo salvaje. Nuestra desgracia es que, en este país, lo abandera quien lo hace: el que, junto con Alejandro Lerroux (que ya es decir), es el político -como tal, reyes y gobernantes aparte- más nefasto que ha conocido la historia de España.

Me gusta que le guste, D. Ángelus.

No está mal autoinmunizarse, Paco y Guido. Es una forma más de soslayar este desastre. El problema es que esa inmunización nos aletargue.

Sé que me voy a ganar el infierno, Fernando. Lo que no sé es si notaré mucho la diferencia. :-)

Saludos.

18 de enero de 2010, 20:52  
Blogger Miguel Baquero ha dicho...

Yo creo que ZP, con su mensaje un tanto naif y bastante hortera, deslumbró al principio a muchos predispuestos a deslumbrarse, empezando por lo de su propio partido, donde sorprendentemente ganó las primarias frente al insulso y aburrido Bono. La idea era que con el tiempo ese "idealismo bienintencionado" se fuera limando y decantando al contacto con la política real.

Pero ocurre que la política real, por lo que sea, le ha pasado a Zapatero por encima y le ha tirado el tingladillo que había montado con cuatro palos. Ahora mismo yo le veo completamente a la intemperie y sospecho que va a tener un final bastante zarandeado en cuanto los que ahora le protejen con las siglas se cansen de amparar sus "ocurrencias".

18 de enero de 2010, 21:21  
Blogger Carlos González ha dicho...

Opino lo mismo que Miguel Barquero. ZP fue una operación de marketing en un psoe en crisis. Buscaron una cara nueva, joven y agradable, y sonriente. Pero claro, el tipo no tiene currículum. Su mérito fue estudiar Derecho y trabajar cuatro años de profesor ayudante en la facultad, es decir, ninguna experiencia en la empresa privada y/o pública, ni idiomas ni, por supuesto, sensatez, coherencia o responsabilidad. Llegó como llegó, después del 11 M, tras metedura de pata espectacular del pepé que nos engañó diciendo que el atentado lo había hecho la ETA, y jaleado por los actores y el no a la guerra, a los que premió con la salida de la tropas de Irak incumpliendo los compromisos firmados. Luego hizo el ridículo haciendo el desplante a la bandera de USA, como un colegial. Y pronto se le vio el plumero al apropiarse de aquella manera del poder en Cataluña, Galicia y Euskadi. Un figura, vamos, podría seguir, pero me estoy dando cuenta que vaya pedazo charla que estoy dando.
A estas alturas, Pedro, ya seremos unos cuantos los que estemos en la lista negra del pesoe, ¡qué espanto!
Un abrazo.

18 de enero de 2010, 23:31  
Anonymous Trancos ha dicho...

¡Bah! No os preocupéis por listas negras, castigos y penitencias. ZP es bueno, clemente, misericordioso, compasivo y comprensivo:

"Entiendo a los ciudadanos en su crítica, en su desasosiego y en su insistencia".

La culpa no es sólo suya, sino también de esa panda de monaguillos y monaguillas mediocres y mediocras, indocumentados e indocumentadas de los que ha sabido rodearse (¿para que nadie ni nadia le haga sombra?) y de ese partido donde, si queda una voz crítica y lúcida debe haberle cogido con la boca llena. ¡Hay, señor! ¡si Pablo Iglesias leventara la cabeza...!

19 de enero de 2010, 9:42  
Anonymous Intrigado ha dicho...

Ya se que ha sido una errata Trancos pero has alumbrado un magnifico neologismo.
Leventara:llenar de viento.
Eso es lo que esta haciendo Zapatero con su troupe.

19 de enero de 2010, 10:33  
Blogger Samantha Keyela ha dicho...

Pues no sé si será porque me he curtido leyendo entrevistas a los sucesivos alcaldes que hemos tenido por aquí -Maragall, Clos, Hereu- pero a mí ni me deja perpleja ni me provoca ataques de vergúenza ajena. En realidad es divertidísimo, aunque tengo ganas de que cambie el Gobierno para acordarme de los muertos de otros, que de los de estos ya llevo demasiado tiempo acordándome y eso le quita frescura a la cosa.

19 de enero de 2010, 23:40  
Blogger Pedro de Paz ha dicho...

Coincido, Intrigado. Leventará. Bonito palabro.

No puedo por menos que darte la razón, Samnatha. En cuotas vergonzosas, vosotros ya llevais lo vuestro. La perplejidad, algo menos, pero la verguenza ajena no hay quine me la quite. Cuando pensaba que ya habían colmado mi capacidad de sonrojarme... chas! Ahí lo tenemos. Y coincido de nuevo contigo: a ver cuando llega de una vez el tiempo de segar bajo los pies de los otros, que también los tengo ganas.

20 de enero de 2010, 22:39  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal