Mentiras completas y verdades a medias



jueves, 28 de enero de 2010

Indecencia

Hace siete años, un menor de edad apodado El Rafita, en compañía de otros, secuestraron a una joven de nombre Sandra Palo. La retuvieron en contra de su voluntad, la golpearon, la violaron, la atropellaron repetidas veces con un coche y terminaron por rociarla con gasolina y prenderla fuego cuando, aunque agonizante, aún se encontraba con vida. Poco puedo contar que no se sepa acerca de este lamentable caso que generó un gran revuelo mediático y un amplio debate social acerca de la Ley del Menor, su benevolencia, su idoneidad y sus consecuencias. Y que lo sigue generando.

Conozco al Rafita. No personalmente, pero conozco a esa calaña, a esa ralea. Los conozco bien. Bastante bien. Conocí al Chero, que murió arrollado al cruzar a pie la vía del tren de cercanías cuando huía de la policía. Conocí al Viñas que murió al venirse abajo el tejado de la fábrica abandonada en la que estaba robando las vigas metálicas para venderlas al chatarrero y pillar algo de pasta para ponerse. Conocí a varias personas que terminaron sus días con idéntico final interpretado a través de las más variopintas mises en escène: fallecieron de SIDA, de sobredosis, en una pelea de bar o en un ajuste de cuentas. Y que, hasta que llegó el momento, jodieron al prójimo por activa y por pasiva todo lo que les fue posible, en la mayoría de ocasiones por el mero placer de hacerlo.

Los conozco a todos ellos. Todos pertenecen a la misma zona oscura, al mismo barrio, al mismo lado de la calle.

Yo me crié en ese lado de la calle.

Y sé de lo que hablo: muchas de esas alimañas no merecen ni el aire que respiran

Sin embargo, Telecinco le ha pagado al Rafita mil quinientos euros de vellón por ser entrevistado interpretando una dolorosa pantomima vestida de aparente honestidad. Dolorosa, sobre todo, para María del Mar, la madre de Sandra Palo. Porque la entrevista mantiene un tono tan benigno como perverso al presentar al asesino como una víctima más: alguien arrepentido que merece la oportunidad de ser reinsertado. Cuando su último delito —el cuarto tras abandonar el centro de menores en el que estaba confinado— lo cometió hace poco más de quince días. Cuando el destino de esta clase de gentuza debería pasar por ser encerrados y perder la llave.

Supongo que estas palabras quizá levanten ampollas entre las almas redentoras, esos personajes que abogan por la recuperabilidad y la naturaleza honesta del ser humano. Que abogan por la dificultad de crecer en un hogar desestructurado y por lo complicado de salir del círculo vicioso que delimita un entorno social de marcado carácter delictivo. Gente de aparente nobleza y probable buena voluntad que jamás se ha asomado al abismo peligroso que cuelga de la mirada de un tío que se dirige a ti con la mayor chulería del mundo, una navaja en la mano y la certera seguridad de que, ante la menor duda, el pincho acabará en tu estómago. Argüirán que todo el mundo merece rehabilitarse, que merece la oportunidad de enmendar un error. Lo cual no deja de ser cierto. El problema es que hay cierta clase de basura que jamás se plantea ni se planteará que haya cometido un error. Una amplia mayoría son del todo irrecuperables. Me consta fehacientemente. Porque. a pesar de lo expuesto, esta gentuza no son dementes. Conservan la lucidez y el criterio necesario para determinar lo que está bien y lo que está mal. Pero para ellos la ofensa cometida no supone un acto execrable, cruel y malvado o un error de apreciación. Es tan sólo una fatalidad que asumen con el estoicismo del que culpa al destino, a los hados o a la sociedad de sus problemas. Soy rebelde porque el mundo me hizo así.

Pero lo que resulta auténticamente deshonesto es que haya gente que haga negocio, que se lucre, que pelee por un share o que disfrute dando cancha mediática a esta caterva de malnacidos. Si la actitud de unos resulta despreciable, la de los otros debería ser incluso punible.

Todo esto resulta de una indecencia tan obscena que produce escalofríos. De furia.

Etiquetas:

13 comentarios:

Blogger Paco Gómez Escribano ha dicho...

Sé de lo que hablas, Pedro. Yo me crié en Canillejas, que ahora es un barrio bien, pero que cuando yo era pequeño era ciudad sin ley. Tampoco conozco al jodido Rafita en persona, pero en verdad, sé de que va como si lo hubiera parido. Porque conocí al Kung Fu, al Quilino, al Adolfo, al Pirri, quien incluso llegó a rodar pelis de manguis, y a un sinfín de desgraciaos que eran el terror del barrio. Ya no está ninguno entre nosotros, claro, vivieron rápido y murieron rápido. Y tuve que vérmelas con más de un hijoputa de esos. Aunque nos llamen reaccionarios o digan que somos del pepé, suscribo totalmente tu entrada.
Una cosa es lo del Estado garantista y demás y otra son leyes que protejan al delincuente. Yo he escrito varios artículos al respecto y pienso que el que la hace debe pagarlo. Aunque sea un gilipollas de niñato con 14 años. La Ley del menor debería ser revisada de arriba abajo. Y todo el sistema penal español, que sale muy barato matar a una persona.
Lo de Telecinco no me extraña en absoluto. Sólo buscan audiencia basada en los más bajos instintos.
Un abrazo.

28 de enero de 2010, 13:59  
Blogger alitina ha dicho...

Pedro, estoy de acuerdo en todo lo que dices y en lo que comenta Paco Gómez también, por eso repito como escribí ayer en mi muro de facebook: Hay emisoras de tv que hacen cosas indecentes como entrevistar al "Rafita" de una manera que parezca una pobre víctima: Vomitiva entrevista a un asqueroso asesino y reiterativo delincuente. ¡Mierda para Tele 5!

28 de enero de 2010, 22:57  
Blogger Antonio de Castro ha dicho...

Y no es sólo Telecinco, en la primera hay un programa carroñero como “Gente”, donde se muestran todo tipo de desgracias para ganar audiencia, y nadie se rasga las vestiduras. A mí lo que más asco me da es que los responsables de estos programas, que no tienen un pelo de tontos, se están aprovechando de manera insultante de mucha gente ignorante que aparece en sus reportajes. Al menos consuela leer opiniones como las vuestras, aunque por otro lado yo igual soy muy despistado, pero nunca he leído un artículo como el de Pedro en un periódico como El País...

29 de enero de 2010, 1:53  
Blogger hawai05 ha dicho...

esta es la consecuencia del buenismo y de querer quitarnos los complejos de 40 años todos de golpe
ahora somos los mas en todo y en esto no ibamos a hacer una excepcion yo tambien soy del lado oscuro no en vano soy de usera mas en concreto del zofio sitio con malas gentes que como vosotros decis algunos estan todavia dando vueltas por las carceles y otros estan encerrados por la eternidad
pero no es cuestion de ser malo o ser peor es cuestion de que alos malos en cualquier sitio se les persigue y en cambio aqui se les ensalza ¿ entonces ?

29 de enero de 2010, 7:13  
Anonymous Trancos ha dicho...

Pues me temo yo que el índice de rafitas per cápita no va a dejar de crecer. Esta mañana leía:

"""La madre condenada por dar una bofetada a su hijo pide que lo internen. Dice que el menor usa la sentencia para amenazarles.
El niño a su padre cuando es regañado: "¿Qué? ¿Tu a mi?""".
Eso. Que le internen. O que se le den en adopción al juez que dictó la sentencia. Y que internen en un gulag o en un siquiátrico a los políticos y a las políticas que propiciaron estas leyes. Y que les manden copiar 100 veces "hemos de educar a nuestros jóvenes, aunque sólo lo hagamos en defensa propia" (Fdo. Savater) ¡Ah, coño! ¡Es verdad! ¡Si ahora ya tenemos Educación parta la Ciudadanía y todos los jóvenes y jóvenas van a ser un dechado de buenas maneras! (¡qué olvido más tonto, tú!)

29 de enero de 2010, 11:27  
Blogger Pedro de Paz ha dicho...

Todos los que nos hemos criado en determinados tipos de barrios y ambientes (lo caul no es un mérito ni un demérito) sabemos de qué estamos hablando. Pero aún resulta más deplorable el que le hace el caldo gordo a esa gente, léase medios de prensa. Son los que los crecen. Como si lo necesitasen (ser crecidos y ensalzados).

Le noto muy sarcástico esta mañana, D. Trancos. Bien. :-)

29 de enero de 2010, 12:18  
Blogger Guido Finzi ha dicho...

Yo estoy haciendo cálculos a ver cuánto tarda El Rafita en salir en La Noria.

Un saludo.

29 de enero de 2010, 15:41  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Es que no follo, D. Pedro. Me dan mucho x culo, como a todos y desde todos losw frentes; pero lo que es follar, follar....

29 de enero de 2010, 15:51  
Blogger hawai05 ha dicho...

anonimo hijo has probado con tu madre que creo que lo hace gratis o bien un dos por uno como trabaja de cajera en carrefour aprobecha la oferte que siempre es bueno
mira que me joden los sub-anormales que se escudan en el anonimo o son sarasas o maricones

29 de enero de 2010, 22:00  
Blogger Pedro de Paz ha dicho...

Tranquilo, Hawai, que me temo que ha habido una confusión de anónimos. Que éste es de ley y estaba respondiendo a una private joke. (si no estoy equivocado creo que es Trancos. Que a veces con lo del anonimato me confundo hasta yo).

29 de enero de 2010, 23:33  
Blogger hawai05 ha dicho...

¡ a joer ! es que pense que seria el troll de costumbre . ´´ si es asi disculpas ``

30 de enero de 2010, 8:24  
Blogger alitina ha dicho...

Antonio de Castro, ¿cómo va a salir un artículo como éste de Pedro de Paz en el País? No mola, tío. La única posibilidad de algo parecido sería de la mano de Vargas Llosa, si se le ocurriera...
hawai05, los complejos de los 40 años esos, ya nos los habíamos quitado perfectamente los que no estamos demasiado tarados, tras el suicidio de los restos del franquismo y gracias a la transición; pero el orate éste de las cejitas, quiere borrar parte de nuestra historia, revisar y retomar desde el prólogo a la guerra civil e interpretar como diga él o Leire Pajín, que es que está hecha una Clara Campoamor, y no es la única...
Trancos, hace veinte años que ya se veían venir los rafitas y demás, pues ya estaban en vigor o redactadas leyes varias como la LOGSE gracias a los Solanas ("catorceavo"), Maraveles, Rubalcabas, Marchesis y otros, y se presenciaban escenas como por ejemplo una a la entrada del Franco (barrio de vinos de Santiago) donde un mierda le decía increpando a un señor: "...que si me da la gana te rajo, que soy menor y no me pasa nada..." Y sí, con la Educación para la Ciudadanía, vamos muy bien, pero los que protestan son pintorescos o freakys. Yo, la verdad, no sé por qué no se va Zerolo a Irán a protestar, porque tengo entendido que Ahmadineyad cuelga a los homosexuales de las grúas. Y Savater tiene razón pero ¿quién le hace caso? Aquí todos los que tienen razón pasan de una manera o de otra al ostracismo, al destierro o a ser tachados de fachas.
Bueno, y el Rafita irá a La Noria o cualquier otra mierda de esas porque no hay quien les meta un puro de aquí te espero.

30 de enero de 2010, 21:40  
Anonymous Trancos ha dicho...

Tiene razón Pedro, hawai05, soy yo,que me liao.
Sólo quería hacer un chiste parafraseando el coloquio de Rocinante y Babieca ("metafísico estáis. "Es que no como") al hilo del pie que me dio PdeP.

http://www.doslourdes.net/di%C3%A1logo%20entre%20babieca%20y%20rocinante.htm

Pero así, explicao, ya no tiene ni puta gracia.

Esto debe ser a lo que llaman ser alcanzado por el fuegoamigo >:-DDDD

31 de enero de 2010, 0:07  

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal