Mentiras completas y verdades a medias



miércoles, 21 de abril de 2010

Un tonto más

Ya lo solía decir el visionario periodista Santiago Amón, «en este país no cabe un tonto más. Si entra uno más, nos caemos al agua». La última de aquí, mis primos: promover la derogación de la Ley de Amnistía de 1977. La ley que permitió reinstaurar la legalización de los partidos políticos, con el PCE a la cabeza, que fue el primer paso que abrir el camino a la firma de la Constitución y a la instauración plena de la democracia, que facultó el poner en la calle a los presos encarcelados por delitos de carácter político y que permitió que personas como Carrillo o La Pasionaria regresasen a España con las pertinentes garantías. Su derogación es lo que proponen los progresistas garantes de las libertades y la democracia. ¿Alguien es capaz de proponer algún despropósito mayor o es que, con tal de morder, ya no saben ni hacia donde apuntar la dentellada? Si se deroga la Ley de Amnistía y se declaran nulos los principios que la rigen, ¿qué ocurre con la situación de TODOS aquellos a los que amnistió? ¿Restituimos los antecedentes penales de los condenados por el Tribunal de Orden Público? ¿Qué hacemos con Carrillo? ¿Lo deportamos de nuevo? ¿O lo juzgamos sumariamente por su más que probada responsabilidad en la saca y fusilamiento de presos madrileños en noviembre y diciembre de 1936? Que una cosa es que determinados artículos de dicha ley queden derogados de facto porque leyes posteriores —e incluso la propia Constitución— anulen sus contenidos al existir colisión lesiva de intereses y otra muy diferente propugnar la derogación completa de la ley. Que hay que ser muy corto, coño. Porque que no nos quepa la menor duda: si se deroga la Ley de Amnistía, se deroga para todos y a todos los efectos. La ley, buena o mala, para bien o para mal y hasta nueva orden —pistolón en mano y asalto al Congreso mediante—, continúa siendo de idéntica aplicación para todos. Por mucho que le joda a más de uno.

Hagamos un breve ejercicio de regresión histórica. El 11 de mayo de 1977, Adolfo Suarez en calidad de presidente del gobierno, se reunió con la denominada Comisión de los Nueve, un grupo de políticos de la oposición encuadrados bajo una única entidad que negoció frente al gobierno las bases de la instauración de la democracia en España. La Comisión de los Nueve estaba integrada por Antón Canyelles, de Izquierda Democrática; Joaquín Satrústegui, monárquico; Enrique Tierno Galván, PSP; Valentín Paz Andrade, Partido Galeguista; Jordi Pujol, CDC; Francisco Fernández Ordóñez, del grupo FEDISA; Santiago Carrillo, PCE; Felipe González, PSOE; y Julio de Jáuregui, PNV. Ellos, en connivencia con el gobierno de Adolfo Suarez, fueron los que sacaron adelante la Ley de Amnistía que permitió implantar la democracia a través de una difícil transición que podía haber acabado siendo de todo menos tranquila. Estos son los sospechosos de estar a sueldo del Fascio y confabular para el perdón de crímenes execrables. Tremendos facciosos todos, sí. Ya veo, ya. Como mola el toreo de salón y que, a toro pasado, todos seamos Manolete. [Ref 1] [Ref 2] [Ref 3] [Ref 4]


Addendum: edito la entrada una vez publicada para incluir un más que sensato artículo de Ramón Jauregui, diputado socialista

Etiquetas: ,

6 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Tu lo q eres es un cabron y un fatxa de mierda

21 de abril de 2010, 11:54  
Blogger Paco Gómez Escribano ha dicho...

Tonto, tonto, la balada del tonto.
Tiene cojones, que cuando el protagonismo social en todos los ámbitos, también en el político, lo tienen los nacidos en los 60, que no han visto la guerra ni de lejos, vuelva a hablarse de la Guerra Civil.
Tonto, tonto, la balada del tonto.
Que ahora venga un tonto y diga que en la Guerra Civil mataron a su abuelo, tiene cojones, como si no hubieran matado a abuelos de los demás, como si su abuelo fuera de primera división y los demás abuelos de regional.
Tonto, tonto, la balada del tonto.
Y lo de derogar la Ley de Amnistía es que vamos. Esto parece el Rastro pero en vez de venderse ropa, gafas o cedés, se venden chorradas.
¡Oferta, vendo la chorrada más gorda!
Tonto, tonto, la balada del tonto.

21 de abril de 2010, 12:13  
Anonymous Trancos ha dicho...

¡Lo sabía!. ¡Lo sabía!. ¡Te lo dije!. ¡Te lo dije! ¡Aquí más abajo! (“Quizás algún tonto del culo pida su derogación. Allá ellos, pero luego que no se lamenten si nos meten en otro jardín y termina en los tribunales lo del POUM de los 3 días de mayo, lo de Paracuellos, las sacas, las checas, los asesinatos de curas...”). A veces me asusta mi clarividencia (en realidad, no tiene mérito. Los tontos del culo resultan de lo más previsibles)

21 de abril de 2010, 12:34  
Anonymous Jarold ha dicho...

¿Y a quien coño crees que le importa tu opinión?

24 de abril de 2010, 2:35  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Jarold ¿quién es?, ¿Jarod Yoid?

26 de abril de 2010, 22:27  
Blogger Chemoogle ha dicho...

Buena y certera entrada.

27 de abril de 2010, 10:58  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal