Mentiras completas y verdades a medias



jueves, 17 de diciembre de 2009

Tonto es el que dice tonterías

El subdirector general de Patrimonio Histórico Artístico del ministerio de Defensa, D. Álvaro Martínez-Novillo, exhortó al Museo del Ejército de Toledo para que retirase las referencias a Francisco Franco de los textos que ilustran algunas exposiciones, citando especialmente el texto referido desembarco de Alhucemas. ¿El motivo? Según los argumentos del señor subdirector general, tales circunstancias contravienen la Ley de la memoria Histórica de forma concreta y explícita. Leamos la argumentación.

«El art. 15.1 de la Ley 52/2007 –conocida como de la Memoria Histórica– es muy terminante en cuanto a las “menciones conmemorativas, de exaltación, personal o colectiva, de la sublevación militar, de la Guerra Civil y de la Represión de la Dictadura” (…) no se pueden ni deben citar en textos murales como ejemplo a soldados que, por las razones que fueran, vulneraron el ordenamiento constitucional vigente en su momento. Por ello, si se quiere citar el desembarco de Alhucemas, se citará sin referencia expresa al dictador. Y esto no es censura, sino respeto y acatamiento al marco legal vigente mientras no se demuestre lo contrario»
Hay gente que no es más imbécil porque si no, rebosaría por ambos lados.

Este tipo de cosas —tratar de borrar las huellas de aquella parte de tu Historia que no te gusta y hacer como si nunca hubiese existido— las hacían muy bien los romanos y lo llamaban Damnatio Memoriae. Si este tipo de propuestas las enunciase cualquier estúpido sin cultura ni conocimientos previos —un tertuliano de radio, un suponer—, la estupidez sería objeto de mofa y achacable a la ignorancia inherente al medio y al emisor, pero que tamaña sarta de sandeces provenga de alguien cuyo supuesto y aparente cometido es mediar y proteger nuestro patrimonio histórico, es lo que me causa un poco más de miedito.

Porque alguien debería contarle a este estulto con cargo a Patrimonio Nacional que Alhucemas transcurrió 11 años antes de lo que la ley menciona y condena de forma explícita. Y que para suerte o desgracia, participase quien participase en él, el desembarco de Alhucemas forma parte de un evento histórico trascendental para la historia de este país como lo fue la Guerra de África —por desgracia, esa gran desconocida—. Tan trascendental como que fue el desencadenante de la cadena de acontecimientos que explican —no defienden ni argumentan: explican— gran parte de los últimos 100 años de historia de este país: el expediente Picasso, el golpe de Primo de Rivera, la dictablanda, la obligada abdicación de Alfonso XIII, la llegada de la República y la Guerra Civil.

Lo realmente peligroso es que este tipo de anatemas y prohibiciones llevan un tiempo poniéndose muy de moda entre la progresía ful que las defiende quedándose en la superficie del asunto: la condena a un régimen despreciable y totalitario. Pero no entienden que no se trata de celebrar, ensalzar o ni siquiera conmemorar la presencia de un dictadorzuelo pequeñito y gritón o de algún que otro personaje nefasto para la historia y trayectoria de España —que los hubo sin reducirlo a Franco. Unos cuantos—. Si hubiese que eliminar el rastro de todos los personajes deplorables que han pasado por la historia de este país, iban a quedar tres y el gato. Se trata de mantener el respeto suficiente y necesario por la Historia —con obvias y necesarias mayúsculas—. Porque, por suerte o por desgracia, si de algo carece la Historia es de selectividad. La Historia está plagada de gestas gloriosas y de instantes vergonzosos. De momentos por los que sentirte orgulloso de los tuyos y de momentos en los que te gustaría mirar hacia otro lado. Pero, con todo y con eso, nunca deja de ser Historia. Todos esos hechos ayudan a comprender hechos y situaciones posteriores. Nunca dejan de ser una parte de ese legado común que, en virtud del certero aforismo «somos lo que somos porque fuimos lo que fuimos», todos deberíamos tener presente siempre. Aunque sólo fuese para albergar la cautela suficiente y necesaria para no repetir algunas barrabasadas

Se puede ser partidario o no de unas determinadas figuras y situaciones históricas, lo que no se puede nunca es negar su existencia ni su relevancia innegable —para bien o para mal— en el devenir de la Historia. Al final, ¿qué coño será esto? ¿Una Historia selectiva y a la carta? ¿Qué será lo siguiente? ¿Ignorar la figura de Fernando VII cuando se hable de la Guerra de la Independencia? ¿Obviar cualquier mención a los generales Primo de Rivera, Martínez Campos o Prim, asonados consumados y confesos al igual que Franco?

Insisto en el detalle: que estas estúpidas iniciativas provengan de alguien encargado en teoría de proteger nuestro patrimonio histórico es lo que me hace consciente de en qué clase de manos estamos. Y lo que descubro no me gusta un pelo.

Etiquetas: , , , ,

12 comentarios:

Anonymous Andima ha dicho...

Hay gilipollas que no saben que hay que pasar página pero después de haberla leído.

Lo que más me molesta de esta gentuza miserable que ni lee, ni sabe, ni quiere saber, es que pretende que los demás seamos como ellos. Es asumible que haya individuos así cuando no pretendan extender su idiotez -allá cada uno- o intenten al menos hacerlo a través de sus propios medios; pero cuando se trata de gente que además tiene poder y pretende negar información a los demás, basándose en una ley oportunista, y pretendiendo encima que lo hacen por nosotros, por nuestro propio bien -aquí me río un poquito- la verdad es que es algo que subleva.

17 de diciembre de 2009, 13:40  
Blogger Paco Gómez Escribano ha dicho...

Hay veces que reflexiono y me digo "ya no caben más tontos". Pues siempre me equivoco, cada día se descubre uno nuevo de un partido o de otro, da igual. Nuestros políticos no dan la talla, pero desde la Armada Invencible. Ahí están los alemanes, que han hecho un museo del Holocausto en pleno centro de Berlín para que nadie olvide, que tomen nota éstos, aunque me da que es como predicar en el desierto. Parece que les pone prohibir. Prohibir mencionar esto o lo otro, prohibir fumar en los bares, prohibir los toros en Cataluña y multar a los castellano hablantes que anuncien en castellano, prohibir aparcar, prohibir, prohibir... Lo dicho, creo que les pone cachondos y que todavía nos queda para cubrir el cupo de tontos.

17 de diciembre de 2009, 21:34  
OpenID davidyague ha dicho...

Claro que sí, quítemos todo lo de la historia que no nos gusta. La historia a medida e incultura para todos. ¿Por qué no pedimos a los egipcios que desmantelen las pirámides de Giza, que fueron construidas por unos reyes absolutos que obligaban a trabajar cíclicamente a su pueblo a golpe de látigo para construirse unas tumbas tan cucas? en fin, lo que nos queda por aguantar de esta clase política tan "fisna" y "reculta" que tenemos. Un abrazo a todos y enhorabuena Pedro por el post, que has dado en el blanco.

17 de diciembre de 2009, 22:07  
Anonymous Trancos ha dicho...

Me gusta, Lobo, coincidir en vacaciones con un amigo de la infancia (vivimos los dos fuera de nuestro pueblo natal) para limpiar, fijar y dar esplendor a los recuerdos de aquel tiempo "al calor del amor en un bar", regándolos con cerveza o cardhou (con hielo y en baso ancho ;-). No son pocas las discusiones sobre si aquello ocurrió de esta manera o de la otra. Mi amigo me alega en esos casos, con sorna e ironía, que "las cosas no son como ocurrieron sino como las recordamos".
A lo peor, lo que mi amigo dice de cachondeo otros lo sostienen en serio.
A lo peor algunos piensan que esto es como la memoria del ordenador: si te incordia el contenido del disco duro, si está hasta el culo de virus y otras inmundicias, coges, formateas, lo llenas de nuevo y a otra cosa, mariposa. También me espanta este artzeimer institucional en connivencia con una desidia ciudadana creciente que rechaza por complicado todo lo que no quepa en un powerpaint y una ignorancia suicida cultivada e incentivada desde todas las esferas. ¿Tú has ojeado recientemente libros de texto de Historia? ¿no has visto qué reducción al absurdo y a la simpleza en los contenidos? ¿Has comparado el tratamiento de un mismo hecho en los empleados en distintos entes autonómicos? ¡si parece que los antepasados comunes proceden de distintas galaxias!

(¡Qué ganas tengo de jubilarme!)

18 de diciembre de 2009, 11:10  
Blogger Javier Márquez Sánchez ha dicho...

¡Qué cacho mendrugo!

18 de diciembre de 2009, 12:24  
Anonymous Trancos ha dicho...

¡¡¡Uy qué horror!!! ¡¡¡qué manera de estropear el cardhu!!! Quise decir en vaso ancho, por supuesto. Lo copiaré 100 veces (con el copi-past, por supuesto)

18 de diciembre de 2009, 12:32  
Blogger Guido Finzi ha dicho...

Hay gente que, en lugar de aprender de la historia, prefiere tergiversarla para satisfacer componendas políticas.
La negación no borra lo pasado ni éste se puede modificar con efectos retroactivos.
Como bien apuntaste: un tonto.

Saludos.

18 de diciembre de 2009, 13:30  
Anonymous g.l.r. ha dicho...

Siempre se ha dicho que la historia la escriben los vencedores. Sin embargo, los gobernantes anteriores la respetaban más. Éstos, tergiversan los hechos con el único fin de crispar y dividir con temas que a pocos importa.
En cualquier caso, y dado el sistema educativo actual, la historia que estudiarán mis hijos abarcará, únicamente, las distintas temporadas de Gran Hermano.
¡Vaya país que estamos creando entre todos!

19 de diciembre de 2009, 23:34  
Blogger Pedro de Paz ha dicho...

¿Qué más añadir a lo ya dicho?

Andima, nunca deja de sorprenderme el aparente desfase entre tu edad y tu clarividencia. Con más gente como tú, muchos de estos problemas estarían sobradamente resueltos.

Trancos: dejé de ojear libros de texto hace años. En aras de mi propia salud mental.

20 de diciembre de 2009, 18:37  
Blogger Carlos González ha dicho...

Pedro, tenemos los políticos que nos merecemos. ¿O es que no has visto la espiral de estupidez que va cubriendo como un manto a las gentes de este país? Buena entrada. Un abrazo.

21 de diciembre de 2009, 0:49  
Blogger Samantha Keyela ha dicho...

tampoco os paséis, que el pobre es todavía Novillo aunque parezca cabestro

21 de diciembre de 2009, 20:36  
Blogger Pedro de Paz ha dicho...

Compruebo que su legendaria mala leche no mengua, querida Sam :-DDDD

21 de diciembre de 2009, 21:25  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal