Mentiras completas y verdades a medias



jueves, 3 de diciembre de 2009

Oposición a la oposición

Circula por Internet un manifiesto que se opone al anteproyecto de la Ley de Economía Sostenible que, entre sus distintos artículos, pretende habilitar la posibilidad de clausurar aquellos lugares que fomenten la descarga de contenidos protegidos por copyright. Conozco —y entiendo y, en cierta medida, comparto— algunas de las motivaciones que llevan a suscribir tal manifiesto. En mi opinión, entre otras cuestiones y matices, en ningún modo resulta deseable ni admisible la posibilidad de creación de una policía internáutica que, para llevar a cabo la tarea antes mencionada, tenga potestad al margen del poder judicial para intervenir tus comunicaciones, cuestión ineludible si se pretende determinar la existencia de una posible irregularidad.

Pero quizá entiendo mucho mejor las motivaciones que respaldan lo que propone dicho anteproyecto de ley.

Vivimos en un país de cínicos, jetas e hipócritas. Si partimos de la base de que el 85% —con mucha suerte— de los que postulan en contra de los derechos de autor y a favor de la libre circulación de contenidos culturales, a) no se ha leído la Ley de Propiedad Intelectual y no tiene ni idea de lo que argumenta/defiende/comenta —algo tan sencillo de subsanar como pinchar aquí y emplear quince minutos de tu tiempo—; b) su estrechez de miras le hace considerar «artista» (de cara a argumentar el que «se ganen la vida dando conciertos y no chupando del bote») sólo a aquél con capacidad de hacer galas en público obviando la labor de compositores, músicos de estudio, letristas, poetas o escritores —no olvidemos la que se avecina con el ebook. Por desgracia, yo ya no tengo edad para ir por los pueblos llenando estadios para leer en alta voz los capítulos de mi última novela— y c) equipara las ganancias y beneficios de un colectivo de más de 30.000 personas a las del 1% de sus integrantes —Alejandro Sanz, Miguel Bosé, Bisbal, Bustamante y tres más—, cualquier debate sobre este asunto resulta yermo y estéril. Y lo será por mucho tiempo.

Porque acogerse a la ley es fácil. Para eso está. Lo que no resulta honesto es acogerse sólo a aquella parte de la ley que nos conviene. Si alguien, para evitar la acción de la justicia, alude a que la ley reconoce el sacrosanto y manido Derecho a la Copia Privada —cuestión muy cierta, pero muy matizable, que no todo el campo es orégano. Si 50 amiguetes ejercemos nuestro derecho a la copia privada y para ello empleamos un CD comprado por otro amigo en el top manta o cualquier otro lugar de origen ilícito, los 51 estaremos cometiendo una irregularidad, se pongan como se pongan los apóstoles de la libre cultura. En caso contrario, la cuestión se llamaría técnicamente blanqueo de copia pirata— y luego argumenta, por poner un ejemplo, que el Canon por Copia Privada es una medida punitiva que vulnera su presunción de inocencia, resulta evidente que no se ha leído la LPI, habla de oídas y no tiene ni idea de la sarta de tonterías que está diciendo. O eso o es un cínico consumado. Y en este país son legión. No hay más que darse una vuelta por foros y blogs.

No es de recibo cobijarse tras el reconocible abuso de la industria cultural y la voracidad de una entidad de gestión de discutible existencia para propugnar el todo gratis y la libre distribución de contenidos culturales, situación que, de paso, obvia la justa y necesaria compensación al autor. «No es esto», que decía el maestro Ortega y Gasset. El río revuelto, el mezclar churras con merinas y los totum revolutum jamás albergaron la eficacia deseada.

En cualquier caso, normativas y leyes aparte, desde el mismo momento en el que cualquier persona, empleando el argumento que sea, cree tener más derecho que el propio autor a determinar cómo y de qué manera debe gestionarse el fruto de meses de su esfuerzo y su trabajo, desde ese mismo momento, adolecemos de un serio problema.

Etiquetas:

30 comentarios:

Blogger Rubén ha dicho...

Es más fácil que todo eso. Basta con decir que si no se paga al artista, el arte dejará de existir en muy poco tiempo, y entonces ya no habrá contenidos gratuitos que descargarse. Y lo digo yo, que soy de los que arrean a menudo la mulilla.

3 de diciembre de 2009, 8:32  
Anonymous Intrigado ha dicho...

O en un termino medio establecer un plazo realista para el libre uso.la mayoria de la música que tan celosamente defiendela sgae esta pasada en menos de dos años.Para los libros el plazo seria más largo digamos unos cinco años.

3 de diciembre de 2009, 9:30  
Blogger Pedro de Paz ha dicho...

Que no me entere yo, Rubén, piratoide, que arreas lo que no debes... :-)

Define plazo realista, Intrigado. ¿La música está pasada en dos años? ¿A Mozart no le escucha ni Dios? ¿Los Zeppelin están caducos? ¿Los primeros discos de Pink Floyd son obsoletos? ¿Esos autores,a pesar del tiempo transcurrido, no deben albergar derechos sobre sus obras mientras haya alguien que lo empaquete, lo venda o lo exhiba públicamente y se lucre con ello? Entonces el negocio será perfecto. Pasados esos dos años y libres de derechos, voy a dedicarme a recopilar, grabar y vender, luciendo una bonita portada en el producto, toda la discografía de Springsteen por dos euros. Quizá venda muchos. Quizá pocos. Pero me dará igual porque siempre habrá beneficio. Mi coste de produción habrá sido cero. Aunque el esfuerzo creativo lo haya llevado a cabo otra persona.

En cualquier caso, me chirría bastante la defensa del concepto de "libre uso de la cultura pasado un plazo razonable de tiempo" cuando lo oigo por boca de alguien que acaba de descargarse el último disco de mengano o un screener de una película estrenada antesdeayer -que no digo que sea tu caso. Digo que lo he visto y vivido con estos ojitos que se han de comer la tierra-.

Saludos.

3 de diciembre de 2009, 10:29  
Anonymous Anónimo ha dicho...

yo, como lectra empedernida que soy, estaría dispuesta a pagar un precio RAZONABLE por descargarme libros. Y por razonable entiendo 10 euros por una novela recién editada y unos 5 por la que ya se encuentra en bolsillo. Como pago más por lo que leo en papel, me parece que salgo ganado.

¿Pero cuantos libros se publican en formato e-book?? pocos, MUY pocos. Las editoriales ya están tardando en ponerse las pilas, que les va a pillar el toro como a las discográficas....

Si me compro un ebook (que lo haré, y pronto), si no tengo libros legales para leer, algo tendré que meterle...

3 de diciembre de 2009, 11:41  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Por cierto (soy la del comentario anterior), yo escucho muy poca música, y si quiero escuchar alguna pongo la radio. No me la descargo. Y me toca los pies tener que pagar a los indocumentados de la Sgae un canón al comprarme un disco duro portatil, o un móvil que voy a usar para mis archivos personales y para hacer llamadas telefónicas, que ya parece que se nos olvida...

3 de diciembre de 2009, 11:46  
Blogger Rubén ha dicho...

En un mundo ideal, cada escritor vendería su libro directamente en su página web. Cobraría X euros por la copia digital del libro y TODO el beneficio sería para él, evitando así a editoriales, transportistas, fabricantes de papel y demás vampiros. Creo que hemos de avanzar hacia esa fórmula. Sólo quedaría concienciar a los compradores para que protejan su copia y no la distribuyan libremente en la red.

3 de diciembre de 2009, 12:10  
Blogger Cerezo ha dicho...

Las editoriales, las discograficas y los estudios cinematograficos no hacen su parte, no ponen sus productos a la venta o cuando los ponen creen que venden oro puro, la distribución electronica baja los costes de distribución practicamente a cero y permite llegar a millones de posibles clientes aun asi mantienen los precios del anterior sistema y ademas recortan derechos, no me permiten prestarlo ni pasarlo a otro reproductor, si esto lo unes a que podemos acceder a ello gratuitamente tienes un cocktel explosivo.
Como comenta la anonima de las 11:41 si ponen un precio aceptable y no me intentan mutilar con DRM que limitan el uso de lo comprado (¡un libro electronico no se puede prestar!) es posible que algunos lo pagemos, pero si nos toman por estupidos obtendran lo que se merecen.

3 de diciembre de 2009, 19:26  
Anonymous Intrigado ha dicho...

me referia por supuesto al tipo de música con la que se lucra la sgae.No he "emulado" nunca´prefiero mi propia seleccion amorosamente reunida.En cuanto a los libros(mi perdición)como ya no me queda ni un hueco en casa recurro a bibliotecas públicas y solo cuando un libro me merece la pena(los suyos)los aprieto un poco más.

3 de diciembre de 2009, 20:59  
Blogger Pedro de Paz ha dicho...

Anónina, yo me comprometo a cobrarle no diez sino CINCO euros por libro descargado (y dos euros si ya fue publicado en bolsillo). En el mismo momento en el que que tenga las suficientes garantías para que dicha descarga pueda ser prestada, regalada o cedida libremente pero NO REPLICADA y puesta a discrección en un lugar de descargas públicas no le quepa duda de que lo haré. Queda aquí por escrito.

---

Ese es el quid, Rubén. Uno de ellos al menos.

---

"...es posible que algunos lo pagemos..."

Cerezo, el fruto de mi esfuerzo y mi trabajo -al igual que usted con el suyo, supongo- ni tiene porqué ni debe quedar a merced de la caridad de la gente. ¿Lo quiere? Lo paga. Mucho o poco, más o menos, obviando los canales de distribución o no, buscando un nuevo modelo de negocio o no. Los matices los debatimos cuando usted guste. ¿No lo quiere (o no lo quiere pagar)? Obvielo y olvídese de él. Mientras tanto, lo que no tiene cabida bajo ningún concepto es la distribución gratuita de un bien que no te pertenece en oposición al deseo del legítimo propietario. Eso, de toda la vida, se ha llamado ROBAR (esté legislado como tal o no).

3 de diciembre de 2009, 23:31  
Blogger Miguel ha dicho...

Hola Peter,

¡cómo no! tengo que entrar al trapo, que para eso me lo pones delante y de color rojo.
Voy a intentar argumentar, siempre con respeto, la parte que me toca.
Cuando te refieres a que tu deseo no es que la gente se copie tu "obra" a diestro y siniestro y sin pagar nada por ello, hablas de "TÚ" deseo, pero la ley dice que mientras que yo no venda la copia de "El documento Saldaña" que hice en pdf, no estoy robando a nadie y además me autoriza para hacerlo sin tu permiso. Aunque tú particularmente pienses otra cosa (totalmente aceptable, por supuesto). Desde "MI" punto de vista lo que sucede es que en España hay 40 millones de ciudadanos y digamos... no sé... 150.000 "escritores, artistas, cantantes, ejecutantes, o lo que sea" y no podemos poner por delante sus derechos (que seguro que desde su punto de vista son aceptables) al interés general del resto de la sociedad. Si para cada colectivo en particular hay que "Super-proteger" sus derechos, cuando es algo ya legislado para el interés general, vamos dados.
Y ésta es mi opinión y si no gusta tengo otras...

Saludos.

4 de diciembre de 2009, 10:09  
Blogger Pedro de Paz ha dicho...

¡Hombre!, el que faltaba. El señor López... Sólo falta Ramón para estar todos al completo.

Estimado amigo: no hablo de MI deseo. hablo de MI obra. Del fruto del MI esfuerzo durante meses de trabajo. Y de la canallada que supone el expolio de dicho trabajo. Y de la misma manera que resulta muy respetable el que alguien desee, por propia iniciativa, distribuir una creación suya bajo licencia GPL y sería un auténtico despropósito el que otra persona le dijese "No señor. Tu no vas a distribuirlo bajo GPL porque yo he decidido que vas a hacerlo bajo una licencia comercial" contraveniendo los deseos del autor -algo que no es un mero deseo sino que está legislado y que la LPI recoge en su Art. 14.1-, resulta igual de descabellado que si yo tomo la decisión de distribuir MI obra por una determinada vía, alguien, en virtud del decreto 13/14 (porque le sale de los cojones, vamos) determine lo contrario.

Por otro lado, me da mucha risa cuando los de tu cuerda gustáis de mezclar churras con merinas al hablar de derechos fundamentales como si el escuchar música o leer libros fuese una cuestión vital de perentoria necesidad. ¿Cual va a ser el próximo derecho fundamental a revindicar? ¿Reparto gratuito de PlayStations 3?

Hala!, ahí te dejo el toro...

PS.- Si tan legalistas somos cuando queremos y tanto nos gusta acogernos a la ley cuando nos interesa para reivindicar el Derecho a la Privada (art 31. de la LPI), acatemos también el art. 25 y dejemos de dar por culo con el tema. Lo que nunca puede ser la ley es selectiva (este artículo si, pero éste no)

4 de diciembre de 2009, 10:34  
Anonymous Trancos ha dicho...

Básicamente estoy de acuerdo contigo, Lobo. Ya hemos discutido al respecto. Pero cerrar webs debe ser competencia de un juez, no de una comisión nombrada por la Sinde, que es juez y parte en el asunto, y eso es como poner a la zorra (con perdón y sin ánimo de ofender) a vigilar el gallinero. No aceptaría a una comisión de la Zarzuela para decidir censurar o no publicaciones por injurias al rey; no aceptaría una comisión militar para enchironar terroristas en Guantánamo (o en Perejil, pongo por caso); no aceptaría una comisión de vecinos para garantizar el orden en mi barrio... y no acepto una comisión de creadores para cerrar páginas webs.
No se puede matar moscas a cañonazos ni, para evitar un mal, provocar otro mayor: no sólo se roba arte. Aquí se roba todo lo que se puede, cuando se puede hacer impunemente. En mi tierra, por ejemplo, se roba mucha fruta que luego se vende en los mercadillos. Seguramente a todos nos parecería disparatado establecer un canon a las cajas y envases que se pueden usar para embalar fruta robada, a las bolsas de basura donde se tiran los huesos y cáscaras, a las "fragonetas" con las que se puede accede a las fincas para robar, a las tijeras de podar, a los alicates y tenazas con que se puede cortar alambradas... para compensar a los agricultores por las pérdidas que les pueden generar esos inventos. Y además, crear comisiones de agricultores que vigilesn los caminos vecinales e impidan el acceso de los vehículos con gente que, a su juicio, vayan a robar fruta.
No señor. Para eso están los jueces. Esos que se la pillan con papel de fumar para empapelar a los malos y que me gustaría que se la pillaran de la misma manera si algún día tengo que comparecer ante ellos.

Salud y saludos.

4 de diciembre de 2009, 10:49  
Blogger Pedro de Paz ha dicho...

Lecturas recomendadas:

En contra del manifiesto de internautas

Diálogo de besugos

4 de diciembre de 2009, 11:16  
Blogger Pedro de Paz ha dicho...

También hablamos de verguenza torera y de que no le tomen a uno por imbécil. Estoy seguro, Trancos, de que esos que roban fruta en tu pueblo no se lanzan a firmar "manifiestos" para tratar de legitimar lo que hacen.

4 de diciembre de 2009, 11:20  
Blogger Miguel ha dicho...

Estimado Peter,

vamos por partes como diría Jack "El destripador":

--"no hablo de MI deseo. hablo de MI obra. Del fruto del MI esfuerzo durante meses de trabajo. Y de la canallada que supone el expolio de dicho trabajo."

Expoliar.(Del lat. exspoliāre).
1. tr. Despojar con violencia o con iniquidad.

Yo no veo ni violencia ni maldad en bajarme una peli para que la vean mis niñas, la verdad.

--"Y de la misma manera que resulta muy respetable el que alguien desee, por propia iniciativa, distribuir una creación suya bajo licencia GPL y sería un auténtico despropósito el que otra persona le dijese "No señor. Tu no vas a distribuirlo bajo GPL porque yo he decidido que vas a hacerlo bajo una licencia comercial" contraveniendo los deseos del autor -algo que no es un mero deseo sino que está legislado y que la LPI recoge en su Art. 14.1"

Por supuesto que nadie te obliga a distribuir tu obra con la licencia tal o pascual. Tienes libertad para publicarla con la licencia qué más te interese. Por eso cuando terminas de escribir textos supongo que irás al registro para hacer público que ese texto es tuyo y no de otro. Al igual que luego hablas con una editorial para publicarlo y venderlo. Pero también podrías subirlo a la web y regalarlo en pdf. Nadie te obliga.

--"-, resulta igual de descabellado que si yo tomo la decisión de distribuir MI obra por una determinada vía, alguien, en virtud del decreto 13/14 (porque le sale de los cojones, vamos) determine lo contrario."

Efectivamente tú decides el "canal" de distribución de tu obra. Pero lamentablemente al ser un texto, hoy en día existen métodos y soportes que permiten copiar legalmente tu obra y compartirla con otros sin pagarte nada a cambio. Es muy probable que tú lo veas mal porque no ves recompensado tu trabajo, pero entiende que puede haber gente que lo vea bien. Efectivamente no es el decreto 13/14 el que permite
copiarlo sin tu permiso, como bien dices al final es el art. 31 de la LPI.
Si fabricas muebles de madera es muy dificil que otro te los copie y los distribuya en algún canal sin pagarte y sin beneficiarse económicamente de ello, pero tú fabricas texto.

--"Por otro lado, me da mucha risa cuando los de tu cuerda gustáis de mezclar churras con merinas al hablar de derechos fundamentales como si el escuchar música o leer libros fuese una cuestión vital de perentoria necesidad. ¿Cual va a ser el próximo derecho fundamental a revindicar? ¿Reparto gratuito de PlayStations 3?"

Efectivamente escuchar música o leer libros no es un derecho fundamental, me refería a interceptar tus comunicaciones para ver si descargas contenido protegido o que no le guste a la Comisión de Cultura.

--"Si tan legalistas somos cuando queremos y tanto nos gusta acogernos a la ley cuando nos interesa para reivindicar el Derecho a la Privada (art 31. de la LPI), acatemos también el art. 25 y dejemos de dar por culo con el tema. Lo que nunca puede ser la ley es selectiva (este artículo si, pero éste no)"

Tienes toda la razón, por eso no te he mentado el tema del canon, que me parece injusto y lo han introducido hace poco en la ley (que seguro que vuelven a modificar para eliminar la copia privada, no me cabe la menor duda de que lo harán) pero es lo que hay.

Saludos de un convicto del P2P.

P.S.: Completamente de acuerdo con Trancos "No se pueden matar moscas a cañonazos", seguro que hay otras formas de solucionar éste conflicto. Al fin y al cabo yo también pienso que se debe remunerar al AUTOR, pero la forma es lo que está en discusión.

4 de diciembre de 2009, 11:21  
Blogger Pedro de Paz ha dicho...

Querido Miguel:

--"Yo no veo ni violencia ni maldad en bajarme una peli para que la vean mis niñas, la verdad."

Lo que tú veas, al igual, que lo que vea yo, son meros puntos de vista. Nada relevante. Yo puedo decir que si veo maldad o al menos mala fe (no para con tus niñas, claro) y mi palabra valdría igual que la tuya.

--"Por supuesto que nadie te obliga a distribuir tu obra con la licencia tal o pascual. Tienes libertad para publicarla con la licencia qué más te interese. Por eso cuando terminas de escribir textos supongo que irás al registro para hacer público que ese texto es tuyo y no de otro. Al igual que luego hablas con una editorial para publicarlo y venderlo. Pero también podrías subirlo a la web y regalarlo en pdf. Nadie te obliga."

Perdona. Cuando alguien ajeno a mí coge mi obra, la escanea, la empaqueta y la pone el el Rapidshare, está forzando a que mi obra se distribuya por un canal que yo NO he elegido ¿De qué estamos hablando entonces?

--"permiten copiar legalmente tu obra y compartirla con otros sin pagarte nada a cambio"

Esto es muy discutible amén de sesgado. ¿Te suena el concepto de ilícito civil del que tanto hemos debatido?

--"Si fabricas muebles de madera es muy dificil que otro te los copie y los distribuya en algún canal sin pagarte y sin beneficiarse económicamente de ello, pero tú fabricas texto."

En efecto. Fabrico texto. Más fácil y cómodo de replicar, distribuir y sustraer. Y según creo entender -lo mismo me equivoco- de lo que se deduce de tus palabras, si los muebles de madera -o los jamones de jabugo o las botellas de cerveza- tuviesen las mismas características, sufrirían las mismas consecuencias. Ya. Ya va quedando claro el camelo que esconde detrás de la "libre,justa e inalienable distribución de la riqueza cultural". Ya.

--"no te he mentado el tema del canon, que me parece injusto y lo han introducido hace poco en la ley"

Infórmate mejor. El Canon, como concepto, lleva vigente desde el año 1983 y ya gravaba el precio de las cintas de casette de toda la vida.

--"yo también pienso que se debe remunerar al AUTOR, pero la forma es lo que está en discusión."

Cuando mi planfleto ha versado desde el principio en la sinvergonzonería de la solicitud de gratuidad de los bienes culturales y sobre la gente que defiende -y practica- el no pagar un duro por las descargas y lo delirante de los argumentos empleados para ello, no era "la forma" lo que estaba en debate, Miguel.

Siempre es un placer discutir contigo. Lo sabes. :-)

4 de diciembre de 2009, 12:04  
Blogger Cerezo ha dicho...

Pedro, no hablaba de caridad, con la tecnologia actual no puedes impedir el acceso libre, solo puedes aspirar a que el cliente page si lo considera ajustado, no hay otra.
Si las editoriales, como es tu caso, piensan que un libro electronico debe valer lo mismo que el de papel y ademas me recortan usos que el de papel si tiene, no vendaran es pura oferta y demanda, hasta ahora podian fijar el precio por que no habia opción, ahora la hay, asi que o se ajustan a la demanda o van a la quiebra, es pura economia, no hay mas.

4 de diciembre de 2009, 12:04  
Blogger Pedro de Paz ha dicho...

Cerezo, con todos los respetos, insisto: si, porque lo permita la tecnología o no, tenemos que volver a los tiempos de los romances de ciego en los que se pagaba la voluntad al "artista" si te venía bien y estabas de buenas, me parece, además de muy triste, una deplorable forma de minusvalorar el trabajo de alguien.

Sería interesante plantear el ejercicio de extrapolar la misma situación a otro oficio. No sé. Un taxista al que, si me parece ajustado lo que me cobra por una carrera, le pago. Si no, firmaría manifiestos para defender la potestad de coger su taxi y usarlo. Y no estoy hablando de quedarme con el taxi. Sólo de usarlo.

4 de diciembre de 2009, 12:19  
Blogger Miguel ha dicho...

Estimado Peter,

--"Lo que tú veas, al igual, que lo que vea yo, son meros puntos de vista. Nada relevante. Yo puedo decir que si veo maldad o al menos mala fe (no para con tus niñas, claro) y mi palabra valdría igual que la tuya."

Efectivamente. Tu opinión puede tener la misma validez que otras.

--"Perdona. Cuando alguien ajeno a mí coge mi obra, la escanea, la empaqueta y la pone el el Rapidshare, está forzando a que mi obra se distribuya por un canal que yo NO he elegido ¿De qué estamos hablando entonces?"

Pues desde mi punto de vista creo que están haciendo con tu obra algo que NO TE GUSTA pero que pueden hacer. De todas formas es muy curioso (a mí me llama poderosamente la atención) que existen varios sitios de descargas directas (que cobran por servicios "premium-descarga-a-toda-leche") que se encuentran en USA y allí son mucho más restrictivos con la propiedad intelectual, pero siguen funcionando. No tengo claro si esos sitios cumplen todas las condiciones para ser "legales" por lo menos con la legislación española.

--"¿Te suena el concepto de ilícito civil del que tanto hemos debatido?"

Efectivamente puede ser que la ley diga que no es un delito, sin perjuicio de reclamar un resarcimiento económico, pero de momento, que yo sepa, nadie ha indemnizado a nadie por ese motivo. Imagino que los jueces dictaminan que no hay objeto por el que indemnizar y desconozco si se han producido reclamaciones por ese motivo y su resolución. ¿Conoces tu alguna?

--"Ya va quedando claro el camelo que esconde detrás de la "libre,justa e inalienable distribución de la riqueza cultural""

Yo no quería ser tan profundo, simplemente señalaba el hecho de que un texto es algo "inmaterial". Lo tangible es el soporte, muy diferente a un mueble que conlleva el objeto y el soporte. Pienso que "robar" un texto es atribuirse su autoría, que eso sí es un delito.

--"El Canon, como concepto, lleva vigente desde el año 1983..."

Lo conozco, pero el canon por las tarjetas de memoria de mi cámara de fotos, los pendrives y del disco duro para copias de seguridad es más reciente. Por cierto yo ya he pagado varios.

--"no era "la forma" lo que estaba en debate"

Bueno, yo me refería al debate "social" de éstos días por la creación de la Comisión de la Cultura para que la Sinde pudiera cerrar webs. De sobra es conocido que para tí el debate principal es que la gente se pueda bajar obras de internet sin pagar por ellas.

Para tu conocimiento yo particularmente preferiría pagar directamente al autor y si existe un canon, que lo recaude una institución oficial que asegure que le llega al autor. Aunque también te confieso que sigo siendo un pendejo electrónico y no pago nada por las descargas que hago.

Saludos,

P.S.: Echaba de menos discutir contigo, aunque sea sin gritar y escribiendo.

4 de diciembre de 2009, 13:34  
Blogger Pedro de Paz ha dicho...

Apreciado amigo Miguel:

--"Pues desde mi punto de vista creo que están haciendo con tu obra algo que NO TE GUSTA pero que pueden hacer."

Con la ley en la mano y en stricto senso eso de que lo puedan hacer es muy matizable (la LPI, desde las enmiendas del 2006, señala claramente la obligatoridad de origen LEGAL y LEGITIMO de una copia para uso privado, algo que no se puede garantizar en una descarga de Internet). Otra cuestión es que no haya medios suficientes para investigar y perseguir CASO POR CASO todos aquellos en los que la ley se transgrede y los jueces, sensibilizados por la opinión público, hagan "tabla rasa" con el tema. Pero si por "lo pueden hacer" entendemos la posibilidad de poner en práctica algo, por supuesto que pueden. De hecho lo están haciendo todos los días. Como cerrar una conexión a Internet sin orden judicial de por medio. Claro que se puede. Tu deja de pagar tu conexión a Internet y si quieres apostamos acerca de cuantas ordenes judiciales le hacen falta a tu proveedor para cerrarte la conexión en cero coma cero.

--"simplemente señalaba el hecho de que un texto es algo "inmaterial""

Lo siento. Como excusa argumental puede ser ingeniosa, pero jamás fui capaz de entender esa diferencia entre "bien material" y "bien inmaterial". ¿Un bien cultural es menos bien o menos cultural por ser intangible? ¿Un poema de Machado o una canción de Mozart vale menos (culturalmente hablando) que un botijo de alfarero? ¿Es más enfermedad la gripe que la equizofrenia sólo porque los síntomas de la primera son más "tangibles" que la segunda? La cultura, sea cual sea su manifestación, es cultura igualmente y sea cual sea su forma de manifestación ha requerido igualmente del esfuerzo y el trabajo de un autor que merece ser compensado. ¿O es que la LPI sólo es aplicable a la cultura "tangible"? Porque de ser así, ¡estupendo!. Como autor, ni siquiera estaría sujeto a tener respetar la cesión de Copia para Uso Privado.

--"De sobra es conocido que para tí el debate principal es que la gente se pueda bajar obras de internet sin pagar por ellas"

Es que, a fin de cuentas, ESE es el origen de toda esta diatriba, de los pistoletazos en falso y de los brindis al solo entre gobierno, autores y usuarios de Internet. Haz un ejercicio de ciencia-ficción por un momento. Si por un momento se eliminase esa posibilidad (la de descargar sin pagar), ¿en qué se quedaría todo este estéril debate? ¿Habría debate acaso?

Saludos.

4 de diciembre de 2009, 21:33  
Anonymous Trancos ha dicho...

Muy lúcido lo del Molino, sí señor. Aunque lo de que la cultura actual no es más que industria ya lo dije yo hace tiempo, más abajo. ¿Para qué, pues, un ministerio de cultura?
Por cierto,y al hilo de tu pantallazo ¿La SGAE gestiona los derechos de los autores de El Lazarillo y del Kamasutra? Pues entonces,seguro que la 1ª webs que cerrará la comisión será la biblioteca virtual Cervantes. Si los susodichos no se presentan a cobrar se quedan ellos con su pasta ¿no? Y nadie puede asegurar a ciencia cierta que estén muertos >:-)

Esto te va a gustar

http://blogs.publico.es/manel/1695/mas-de-lo-mismo/

Abzs

5 de diciembre de 2009, 1:00  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Bueno bueno, como esta el patio.La verdad es que llegados a este punto poco más se puede decir que no sea repetición de lo anterior.
El caso es que las nuevas tecnologías y los nuevos medios de difusión nos estan haciendo cambiar nuestra forma y tiempo de ocio, por que si echamos la vista atrás no ha mucho tiempo que la gente grababa en cintas de casettes virgenes,los vinilos y casettes originales de música, pero claro,como mucho se hacía una copia para él y otras dos para unos amigos.

El problema viene ahora con el medio de difusión, (internet) tu puedes comprar un dvd, música, pelicula, lo que sea y digamos "compartirlo", "dejarlo",
"prestarlo" no solo con tus amigos y conocidos sino con cientos y miles de personas que no conoces de nada. ¿Es esto legal? ¿legítimo? ¿inmoral? Yo pienso que legal si que es, tu compras y compartes, cierto que con cientos de personas, ahora esta claro que el autor de la obra sale perjudicado en cuanto a los derechos de su obra y el derecho a divulgar su obra como a el le plazca. De acuerdo, pongamos un canon digital para resarcir al autor por este agravio económico y profesional.or lo tanto creo que poner en una página web,-tu propia página web- peliculas, archivos de música, y libros digitales (ebook)que tú ateriormente has comprado en una tienda no creo que sea ilegal,a menos que cobres por ello.
Que las editoriales de libros, productoras del sector músical, y visual así como los autores de las correspondientes obras salen perjudicadas no lo vamos a negar y por lo tanto se tendrán que adaptar al acutal sistema de difusión y desarrollar su modelo de negocio hacia la venta electrónica. Ya digo los tiempos están cambiando y hay que estar preparados, que hay que regularizar esto, pues sí, pero penalizando al consumidor creo que no es el camino.

Kur

5 de diciembre de 2009, 14:28  
Blogger Pedro de Paz ha dicho...

Trancos, el pantallazo es un ejemplo cogido al azar de los muchos (muchos) sites que hay en Internet (algunos dedicados exclusivamente a novedades) dedicados a la descarga de literatura. En ellos, en efecto, no sólo se descargan libros protegidos por Copyright sino "libros" en general. Ver en esa lista a Pérez Reverte y a J.K. Rowling (también estaban Mankell y Stieg Larsson pero han quedado fuera del pantallazo) ya es lo suficientemente significativo para el tema a tratar.

(Tocapelotas eres... X'-DDDDDDD. Por cierto, cojonuda la viñeta de Manel. Más razón que un santo)

---

Kur

"poner en una página web,-tu propia página web- peliculas, archivos de música, y libros digitales (ebook)que tú ateriormente has comprado en una tienda no creo que sea ilegal,a menos que cobres por ello."

Vamos a ver. Yo creo que hay algo en todo este debate que a los férreos defensores del Art. 31 de la LPI se les escapa (u obvian perversamente) que es la sutil diferencia de concepto entre uso y abuso. Trataré de explicarlo con otro ejemplo por si se viese más claro lo que quiero decir. La edad legal para las relaciones sexuales consentidas en España es de 13 años. Así lo dicta la ley y apelando a ella, el sistema jurídico debería proteger a cualquiera. Ahora bien, ¿esa ley está redactada para que vayamos todos, a tutiplen y a tumba abierta, follándonos niñas de 13 años o está redactada para proteger determinadas casuísticas muy concretas? La Copia Privada es un derecho recogido por ley del que cualquiera puede y debe hacer uso. Pero el uso no legitíma -he dicho "legitíma", no "legaliza"- el abuso.

"por lo tanto [los autores] se tendrán que adaptar al acutal sistema de difusión y desarrollar su modelo de negocio hacia la venta electrónica"

¿Estás diciendo esto en serio? ¿Estás dando a entender que tengo que abandonar mi libre albedrío sobre mi propia obra y renunciar a las maldades de un canal de distribución para verme obligado y forzado a aceptar las condiciones de otro (que, a mi entender, me causa más perjuicio aún)? ¿Mi criterio como autor y -por tanto persona con potestad para determinar lo que quiero hacer con mi trabajo- nunca cuenta? ¡Que estamos hablando de mi trabajo! Hablo de la -respetabilisima a mi juicio- voluntad del autor para con su propia obra

6 de diciembre de 2009, 23:32  
Blogger Guido Finzi ha dicho...

Este tipo de noticias siempre me traen a la cabeza a Caco Senante, quien se indignaba ante las descargas ilegales y la piratería. Yo, nunca he podido dejar de preguntarme quién carajo se baja un disco del gordinflón canario o compra un cd suyo en el top manta ¡¡

7 de diciembre de 2009, 19:15  
Anonymous Anónimo ha dicho...

¿Estás diciendo esto en serio? ¿Estás dando a entender que tengo que abandonar mi libre albedrío sobre mi propia obra y renunciar a las maldades de un canal de distribución para verme obligado y forzado a aceptar las condiciones de otro (que, a mi entender, me causa más perjuicio aún)? ¿Mi criterio como autor y -por tanto persona con potestad para determinar lo que quiero hacer con mi trabajo- nunca cuenta? ¡Que estamos hablando de mi trabajo! Hablo de la -respetabilisima a mi juicio- voluntad del autor para con su propia obra

En mi modesta opinión.Lamentablemente sí, Pedro. Quizá en un futuro a medio-largo plazo sea así.

7 de diciembre de 2009, 21:57  
Blogger Pedro de Paz ha dicho...

No recurramos a argumentaciones simplistas, Guido. No es necesario estar afectado en mayor o menor medida por un problema para estar sensibilizado con él de la misma manera que no es necesario que alguien de tu entorno directo sea drogadicto para estar sensibilizado contra el problema de las drogas.

---

Pues lo lamento, Kur, pero, ante esa tesitura, gane o pierda, no dejaré de estar al otro lado de la trinchera. Con todas mis fuerzas.

7 de diciembre de 2009, 23:29  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Puesto que en el fondo se trata de un problema económico analicémoslo como tal.

"Y llegamos seguramente al factor clave. ¿Que es lo que permite a un artista, escritor, actor, músico, y similares ganar dinero?…. Creo que mucha gente en la industria del ocio aún no tiene clara esta respuesta… siguen pensando que la clave es en poder vender los contenidos y obtener un precio por ellos. Para mi está concepción es un error.

Para mi un autor, o artista tiene capacidad de ganar dinero o aumenta su potencial de ganar dinero cuanta más capacidad tenga de poder obtener una cuota de mercado en el tiempo de ocio de su gente. Es un negocio con sobre oferta, gana dinero el que tiene más VISIBILIDAD."

...

"La industria del ocio sigue pensando que la amenaza, lo que está mermando sus ingresos es la pirateria o el P2P, puede que así sea para los diferentes intermediarios del sector. Pero para el artista, el escritor de un blog o un libro en un actor de teatro, su principal amenaza es la terrible competencia por el tiempo de sus potenciales consumidores de su obra y esta competencia de acelera a medida que se derrumban las barreras de entrada en del sector."

Ampliar este argumento:
http://3.ly/KP0K

Llegará un momento en que quizás un escritor tenga que pagar para que lean sus libros...

10 de diciembre de 2009, 17:10  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Saludos sr. Pedro de Paz. He leído un par de sus libros y chapeau.

10 de diciembre de 2009, 17:11  
Blogger Pedro de Paz ha dicho...

Anónimo 1: es una forma de verlo. La mía difiere un poco. Yo creo que la visibilidad es, en efecto, muy importante para la repercusión de un autor y su obra, pero creo que hay algo por encima de todo ello: la voluntad y el libre albedrío del autor para determinar la forma en la que él considera más apropiado gestionar SU PROPIA OBRA. Aunque pudiese parecer lo contrario, yo no estoy en contra del Copyleft, ni de la libre distribución de contenidos y admiro muy mucho a todo aquel que, para difundir su obra, decide escoger esa valiente vía... DE FORMA LIBRE Y VOLUNTARIA. Por desgracia, en todo este debate, lo que me estoy encontrando con mucho adalid de las libertades al que si rascas un poco, se le suele ir el barniz y tiende a respetar muy poco las libertades ajenas. Particularmente las de un autor que, de forma manifiesta y pública, haya declinado distribuir su obra a través de unos determinados medios. Pero, claro, ya se sabe... Al perecer, no se trata de que las libertades de todo el mundo deban ser igual de respetables. Se trata de "Yo sé de sobra lo que es bueno para ti y quieras o no te voy a obligar a hacerlo". Pues lo siento, si no tienes inconveniente déjame que sea yo el que determine cual creo que es "mi principal amenaza". Y si tan buenos son tus argumentos, convenceme. No me obligues.

"Llegará un momento en que quizás un escritor tenga que pagar para que lean sus libros..."

Me temo, anónimo 1, que llegará antes el día en que no queden libros por leer. Ni nadie que escriba otros.

-------------------

Gracias, Anónimo 2. Me alegra que le hayan gustado.

10 de diciembre de 2009, 18:14  
Blogger Francisco Castillo ha dicho...

Apoyo lo que sostiene Pedro. Primero porque creo que es justo, segundo, porque creo que es valiente.

12 de diciembre de 2009, 1:01  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal