Mentiras completas y verdades a medias



martes, 3 de noviembre de 2009

¡Padrino, búfalo!

Perteneció a una generación de grandes comediantes capaces de hacernos sonreír cuando apenas se podía aspirar a otra cosa. José Isbert, José Luis Ozores, Manolo Gómez Bur, Gracita Morales, Paco Martínez Soria, Manolo Morán, Juanjo Menéndez... Junto con Saza, Leblanc, el grandísimo Manuel Alexandre y el admirado y admirable Alfredo Landa —otro de los más grandes— formaba parte de los últimos representantes de una gloriosa estirpe injustamente denostada durante mucho —demasiado— tiempo. De una generación que nos mostró en la gran pantalla cómo soñaba con suecas, aperturismo, música ye-ye y aroma a incipiente libertad sexual. Ejecutante como nadie del papel de amiguete sinvergüenza, primero, y de españolito de a pie, del funcionario de vida gris y mente aún más gris, después, de todas sus interpretaciones me viene a la memoria la que llevó a cabo en esa joya titulada La gran familia, la de ese entrañable padrino al que toda una caterva de infantes increpaba al grito de ¡padrino, búfalo! y a los que él reprendía con más cariño que irritación aludiendo de pasada al doble sentido que pudiera derivarse de la condición de astado del apelativo.


Ayer, José Luis López Vázquez inició el viaje a ese Olimpo al que, por derecho propio, pertenece.

Que el viaje le sea leve, D. José Luis. Y, ante todo: gracias por todo. Muchas gracias.

Etiquetas: ,

11 comentarios:

Anonymous Intrigado ha dicho...

Magnifica elegía.Llegué a su blog a través del de santiago gonzalez asi como al de mondando manzanas que le recomiendo.Soy lector y admirador suyo ¿para cuando su proxima novela? Saludos.

3 de noviembre de 2009, 11:22  
Anonymous Intrigado ha dicho...

Perdon me fallan las mayúsculas.

3 de noviembre de 2009, 12:32  
Blogger Pedro de Paz ha dicho...

Sólo es un pequeño y modesto homenaje a alguien que creo sinceramente que lo merecía, Intrigado. Me alegro que le haya gustado. La próxima novela ya está terminada y se publicará cuando los dioses -o las editoriales que, para el caso, es lo mismo- quieran. Muy probablemente el año que viene.

Un cordial saludo,
Pedro

3 de noviembre de 2009, 12:44  
Anonymous el hombre que ríe ha dicho...

Maldita sea, ¿por qué ya no habrá actores como aquellos?

3 de noviembre de 2009, 12:58  
Blogger Pedro de Paz ha dicho...

A cambio, Hombre que ríe, como paradigma de la comicidad contemporanea, tenemos a Willy Toledo, Santiago Segura y su Torrente, Florentino Fernández, Gabino Diego y Santi Millán

¿De qué se queja?

3 de noviembre de 2009, 13:16  
Blogger Antonia J. Corrales ha dicho...

Reconozco su valía, y que deberían haberle entregado el Goya honorífico mucho antes. Sin embargo, a mí, no me gustaba. Tal vez fuesen los papeles o los condicionantes de la época en la que se desarrollan la mayoría de sus actuaciones cinematográficas, el caso es que nunca me ha llegado.
Ahora bien, sé que mi valoración es cuestión de gustos y no de valía profesional que en él es innegable.
Siguen gustándome mucho tus entradas, compañero.

3 de noviembre de 2009, 17:45  
Blogger Pedro de Paz ha dicho...

Connotaciones históricas o sociales aparte, querida Antonia, López Vázquez fue uno de los actores más versátiles que ha parido el cine patrio al que, por desgracia, se le recordará mayormente por esa histriónica comicidad que tan popular le hizo, gracias, en gran medida, a su innegable vis cómica. Muchos de sus personajes -cómicos- no eran agradables, pero, sin duda alguna, eran tremendamente divertidos -calidades de guión aparte-.

Me alegra que te gusten mis entradas, compañera :-)

Abrazos.

3 de noviembre de 2009, 19:10  
Blogger g.l.r. ha dicho...

La cabina era terrorífica. Una actuación genial. La pena es que se le recuerde, fundamentalmente, por españolito en busca de guiris o cosas por el estilo. Su versatilidad era absoluta.
Un abrazo.

3 de noviembre de 2009, 22:07  
Anonymous Trancos ha dicho...

Estoy de acuerdo con lo de la versatilidad y cantidad de registros de José Luis López V. Es eso lo que da la talla de un actor, que haga creíbles los personajes más diversos y que te haga olvidar a todos los demás cuando está encarnando a uno. No creo que ninguno de los "descendientes" que nombras estén a su altura ni de lejos, precisamente por eso, porque siempre hacen el mismo papel, siempre se interpretan a sí mismos, ya sea en una película, en una obra de teatro, en una serie o en una entrevista.
También es verdad que JLLV, con Landa, son la cara del cine español más casposo, reprimido y carpetovetónico (Forqué, Lazaga, Ozores... "papeles nutricios que aceptábamos por la puñetera manía de comer todos los días", dijo no sé quien). Pero no lo es menos que otros directores (Saura, Armiñán, Olea, Mercero, Gutiérrez Aragón, Camus, Bardem, Marco Ferreri, Berlanga...) supieron extraer todo su potencial y hacer obstensible una valía que siempre estuvo ahí, aunque no siempre tuvo ocasión de manifestarse.

Descanse en paz, porque vivió con plenitud y dignidad el tiempo que le toco vivir. Ojalá todos podamos decir lo mismo algún día.

4 de noviembre de 2009, 10:31  
Anonymous Sue ha dicho...

Estupenda semblanza. Cada día me gustan más las entradas de este blog.

Una curiosidad: el apartado "AGENDA" de la izquierda, ¿contiene citas a actos que recomiendas, a actos en los que participas, a actos de amigos, a actos a los que tienes previsto asistir, a actos deshonestos...?

Kisses,
Sue

5 de noviembre de 2009, 8:45  
Blogger Pedro de Paz ha dicho...

GLR, La cabina es probablemente el mejor ejemplo de lo que era capaz de la de sí la versatilidad mencionada.

[Ironic mode ON] ¿Cómo que ninguno está a la altura, Trancos? ¿Me va a negar la maestría de Santi Millán, ese actor que continuamente nos demuestra que no sólo su único registro es hacer de sí mismo una vez tras otra sino que, además, lo hace mal proque no sabe ni interpretarse? ¡Hombre, por Dios! No tiene usted ni **** idea. [Ironic mode OFF]

Como bien apunta Intrigado, es más una modesta elegía que una semblanza, Sue. Pero me alegra que te haya gustado. Con relación a tu pregunta, la gran mayoría de los actos anunciados en el apartado Agenda de esta web son, por supuesto, deshonestos, puesto que se trata de actos literarios en los que participan de escritores, poetas y otras gentes de mal vivir. En serio. Lo anunciado en ese apartado son actos a los que, si ningún contratiempo lo impide, tengo previsto asistir, bien porque he sido invitado a participar en ellos, bien porque lo convoca algún amigo y me apetece estar presente. Ese es su denominador común y el motivo por el que aparecen reseñados en ese apartado.

Abrazos a todos,
Pedro

5 de noviembre de 2009, 9:15  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal