Mentiras completas y verdades a medias



viernes, 23 de octubre de 2009

Ellos. Vosotros.

Uno escribe, principalmente, porque disfruta haciéndolo. Acerca de eso no suele haber motivo de discusión. Pero también suelen existir otras pulsiones que te empujan a lanzarte a esta complicada aventura. Uno también escribe para ser leído. Escribir es experimentar el placer de transmitir, de contar, de comunicar. Escribir es albergar un ánimo de compartir. Jamás me he creído el camelo del escritor intimista que dice escribir para sí mismo como ejercicio catártico con el que combatir sus demonios existenciales o cualquier otra gilipollez de similar o mayor calado. Ese tipo de pomposidades suelen ocultar la actitud pusilánime del que se siente dominado por un exacerbado pavor a que sus textos sean juzgados, paradójicamente por aquellos a los que, con toda seguridad, fueron destinados, esto es, los lectores.

Porque sin ellos, nada de esto tendría sentido. Sin lector, no habría escritor. O, de existir, su labor no tendría el menor sentido. Sería como tratar de establecer un diálogo con un sordo o ponerse a escuchar a un mudo. Uno de los dos componentes básicos, esenciales, de la comunicación estaría fallando. Y con ello, la propia comunicación.

Por ese motivo, cuando uno recibe fulgores, pequeñas señales al respecto, aunque en apariencia parezcan triviales —la trivialidad siempre es una cuestión de perspectiva—, cuando uno recibe la confirmación de que ese deseo de comunicación se constituye y establece, no puede evitar que le invada un auténtico sentimiento de orgullo y satisfacción —como el del rey en el discurso navideño—. Como digo, quizá sean detalles pequeños, minúsculos, poco importantes en apariencia, pero de gran valor para el que sabe captar la señal. Hace unos tres meses surgió una de estas balizas cuando la biblioteca La Bóbila, una de las más populares y conocidas de L’Hospitalet —y de toda España— por su especialización en género negro y policíaco, publicó su lista de las 25 novelas más prestadas a lo largo del primer semestre del 2009 y entre ellas se encontraba El documento Saldaña a la altura de autores como Connelly, Camilleri o Mankell. Otra surgió un par de semanas después cuando llegó hasta mí la noticia de que el servicio bibliográfico de la ONCE escogía El documento Saldaña como novela especialmente recomendada y decidía su traducción al sistema Braille

Hoy, a través de un amigo, me ha llegado otra de estas nuevas señales. Al parecer, El documento Saldaña ha sido seleccionada como una de las lecturas mejor valorada por los lectores de la biblioteca pública de Piedras Blancas (Asturias), por delante de títulos de mayor prestigio aparente.

Este tipo de situaciones son las que hacen sentirte orgulloso y satisfecho por el trabajo realizado. Son el fiable testigo de que, poco a poco y con cierta constancia, se van cumpliendo tus objetivos, aquellos que, conscientemente o no, te marcaste al iniciar esta loca aventura.

Muchas gracias. A todos vosotros.

Etiquetas: , , ,

9 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Enhorabuena, compañero,
Jorge

24 de octubre de 2009, 14:41  
Blogger Ella ha dicho...

¡Menudo cambio le has dado a tu página web, que no sabía si me había equivocado de sitio!
Precisamente estaba mirando si habías publicado nuevo libro, por aquello de auto-regalármelo, pero veo que aún tendremos que esperar ;)
Me gusta lo que leo, me refiero a la buena acogida del "Documento Saldaña". Felicidades pues.
Beso.

26 de octubre de 2009, 11:01  
Anonymous Trancos ha dicho...

Sé yo de uno que sale de la categoría -ERO (quinceañero, veinteañero, treintañero...) para entrar en la categoría -ON (cuarentón, cincuentón...)

"Nací en Madrid un 26 de octubre de 1969, según dicen mis padres (disculpen que yo no lo recuerde) en la maternidad de O’Donnell."

Pues nada, Lobo. Que te sea leve y cumplas fructídera y felizmente muchos más (hasta agotar toda la escala de los -ARIOS, al menos la de nonagenarios).

Abrazos viriles con o sin palmetazos en la espalda.

26 de octubre de 2009, 14:05  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Hola Pedro. Puedes estar seguro de que en la red donde yo trabajo tampoco dejan quieta tu novela en las estanterías. Los diez y siete ejemplares de que disponemos no duermen ni una noche en la biblioteca, los pobres.

Nos debemos unas birras.

Viriles abrazos.

Fer.

26 de octubre de 2009, 15:56  
Blogger Miguel Baquero ha dicho...

Buah, tío, eso no es nada, ya verás cuando salga la siguiente

26 de octubre de 2009, 22:53  
Blogger Pedro de Paz ha dicho...

Gracias, Jorge.

Me alegra que te guste el fregao, Ella. Para el nuevo libro me temo que aún debamos esperar un poco.

No sé si darte las gracias o acordarme de tus deudos, Trancos. Por ahora te daré las gracias :-D

Gracias por la información, querido Fer, mi bibliotecario favorito :-) Nos debemos bastante más que unas birras.

Se va a cagar la perra, Miguel :-D

Abrazos,
Pedro

27 de octubre de 2009, 9:24  
Blogger Ella ha dicho...

¡Ay! Felicidades atrasadasssssssss (esto me pasa por no entrar al estanque más a menudo).
Besito.

27 de octubre de 2009, 17:29  
Blogger García Francés ha dicho...

D. Pedro, no puedo más que coincidir con usted en que esos destellos alegran el alma del escritor.

Pero, al mismo, tiempo, le digo que sinceramente me reboté cuando la ONCE pasó a braille tres libros míos sin siquiera pedir permiso.

De pagar derechos no hablo, porque como organización social están exentos, pero, ¿permiso?

Un abrazo grande, amigo.

28 de octubre de 2009, 13:03  
Blogger Pedro de Paz ha dicho...

Gracias, Ella. Se aceptan igualmente :-)

Por ley (LPI) no lo necesitan, D. Alfredo (ni abonar derechos ni pedir permiso), aunque si es cierto que la cortesía nunca debería estár de más.

Abrazos.

28 de octubre de 2009, 21:44  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal