Mentiras completas y verdades a medias



martes, 17 de febrero de 2009

Corralito

¿Qué garantía, qué clase de confianza puede ofrecer una entidad bancaria que se niega a cumplir un acuerdo previo con un cliente argumentando que, aún habiéndolo pactado previamente, no está en disposición de llevarlo a cabo?

Imaginen la siguiente situación: a través de un acuerdo financiero, una persona acepta la recepción de un determinado montante económico cedido por una entidad bancaria —un crédito hipotecario, por ejemplo—, con la condición de proceder a su restitución en plazo y forma preacordada. Llegado el momento, ese alguien se excusa de su restitución arguyendo dificultades de liquidez y lo mejor que puede ofrecer para paliar la situación es posponer un plazo de dos años la devolución de ese importe , haciendo caso omiso, pasándose por el forro y convirtiendo en papel mojado las condiciones previamente pactadas.

Eso es lo que, invirtiendo los papeles, ha ocurrido con SCH Banif Inmobiliaria. Ni más ni menos.

En otros países, a eso se le llama corralito.

Al parecer, desestabilizar la economía de una entidad bancaria no es permisible. Desestabilizar la de una familia hasta el punto de abocarla al impago de sus obligaciones la convierte en acreedora de un delito punible.

Como postre y para colmo de la desvergüenza, durante esos dos años de moratoria, SCH continuará cobrando las oportunas comisiones por administración y custodia del fondo —aunque la entidad ha ofrecido una rebaja porcentual como muestra de buena fe—, es decir, como apunta el analista Fabian Sinibaldi, «administran mal mi activo, pierdo dinero, no me dejan recuperar lo que queda y además me cobran por retenerlo en contra de mi voluntad.». Lo sangrante del asunto resulta ser que, según las últimas cuentas publicadas por la entidad, sus beneficios ascienden a 8.876 millones de euros. Y aún así, la premisa parece ser arañar hasta el último céntimo.

Mal. Vamos muy mal. Y no queremos hacernos conscientes del pozo en el que nos encontramos inmersos.

Etiquetas: , , ,

3 comentarios:

Anonymous Trancos ha dicho...

Ya lo decía alguien: "¿qué credibilidad vas a tener en una entidad a la que le confías tus ahorros y ella, en cambio, ata los bolígrafos con cadenitas para que no se los lleven?"
Salud y saludos.
(Ya te diré algo sobre lo del "Documento Saldaña" cuando tenga un ratín de tranquilidad)

17 de febrero de 2009, 13:30  
Blogger Pedro de Paz ha dicho...

Muy bueno. ¿Qué se puede esperar de una entidad que te cobra por el dinero que les pides y también te cobra por el dinero que tú les dejas? Surrealista total.

(Espero ansioso tu veredicto, amigo Trancos)

Abrazos,
Pedro de Paz

17 de febrero de 2009, 21:25  
Blogger Samantha Keyela ha dicho...

La culpa es del Banco de España, y no sólo de esto, sino de todas las mierdas que hay con las hipotecas concedidas muy por encima del límite legal y con los jodíos hedge funds de las puñetas, que no sé por qué han ido teniendo el papo de decir que aquí la cosa no nos había afectado cuando resulta que la gente compra fondos de inversión sin que ni dios le explique lo que hay dentro.
Y encima MAFO dando consejitos. Pena que aquí no se estile eso de empalar ...

23 de febrero de 2009, 12:30  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal