Mentiras completas y verdades a medias



domingo, 30 de mayo de 2010

Feria del libro de Madrid. Primer round

Este año, la feria se inicia para mí un día antes de su comienzo oficial. El pasado jueves se presentaba en Madrid La estrategia del agua, última —y estupenda— novela de Lorenzo Silva. Al acto, que tuvo lugar en los jardines de Cecilio Rodriguez, acudieron un amplio elenco de altas personalidades empezando por la plana mayor de la Guardia Civil y finalizando por el mismo alcalde, Ruiz Gallardón. Y yo. Yo también estuve. Obviamente, mi categoría y rango no me permitió acercarme a tan magnos e ilustres visitantes, pero lo pasé de miedo conversando con apreciados colegas como Javier Puebla y el propio Lorenzo, y viejos y no menos apreciados amigos del foro de Lorenzo Silva como Twina, Dafne, Lydia y Etéreo. También anduvo por allí la avispada aprendiz de periodista Elena Rosillo que ha publicado en su blog una excelente crónica, mucho más interesante que lo que pueda contar yo por aquí.

El viernes, la fiesta de El jardín de las letras, convocada por El Mundo y La esfera de los libros, evento con el que tradicionalmente se da el pistoletazo de salida a la Feria de Madrid. Llegué algo tarde por circunstancias que no vienen al caso. Muchas caras conocidas y placentero reencuentro con viejos amigos a los que hacía mucho tiempo que no veía: Félix G. Modroño, Víctor Fernández Correas, Begoña Minguito, Silvia Pérez Trejo, Alfonso Ruiz de Aguirre, Irene Mora… Charlas interesantes en torno a un tema común: está la cosa muy malita, también referido como ¿qué coño está pasando en el mundo editorial? Las dificultades para publicar —¿será la manida crisis?— son patentes para la mayoría de autores que conozco, alguno de ellos no sólo consagrados sino que además cuentan con textos de impecable factura. La noche termina diluyéndose entre whiskys y grupúsculos de conspiradores. Muchos de los presentes comienzan a marcharse para empalmar con la fiesta de CONTEXTO, una agrupación de editoriales surgida con el fin aunar esfuerzos. Yo me tomo la última copa y me marcho para casa. Cada día tiene uno menos edad para ciertos jaleos.

Sábado por la mañana. He quedado para comer con Celia Santos, alma mater de la web literaria masquepalabras.info —con la que había coincidido sin pretenderlo la noche anterior en la fiesta de El Mundo— y con algunos de sus colaboradores: mi apreciadísimo Miguel Baquero, el genial Eduardo Cruz y el omnipresente —y no menos apreciado, que conste— Armando Rodera. Nos hemos citado en la caseta de Estudio en Escarlata a donde llego tras haberme pasado a saludar a un par de amigos que montan guardia en sus respectivas casetas —Daniel, editor de Salto de Página, Domingo Villar…—. Una vez llego al punto de encuentro tengo ocasión de abrazar a mi compadre, el golfo de Carlos Salem, y de conocer al fin en persona a José Luis Muñoz, egregios firmantes ambos en Estudio en Escarlata durante la mañana del sábado. También me encuentro con el inefable Paco Gómez Escribano —toda la buena gente acabamos encontrándonos en los mismos sitios— y con una grata e inesperada sorpresa —toma claro, por eso es inesperada. Porque es una sorpresa—: coincido con la estupenda fotógrafa Alicia Nuñez, creadora de la célebre exposición El corazón de África, con la que tuve el privilegio de colaborar poniendo texto a una de sus imágenes para la edición del catálogo que acompañó a la exposición. Tras unas cervezas y unas risas, marchamos directos a un restaurante italiano cercano donde comimos bastante bien y continuaron las risas. Por la tarde, vuelta a la Feria donde nos tomamos un par de digestivos a la sombra de una de las terrazas. Un par de mesas más allá Alberto Vázquez Figueroa se fumaba un puro como la copa de un pino mientras por nuestro lado pasaba la infanta Elena escoltada por una legión de armarios roperos. Es lo que tiene la Feria. Que te encuentras con cualquiera. Pasada la modorra —sólo un poco— de la digestión, decidimos dar una última vuelta para ver a quién nos encontrábamos. Yo tuve la suerte de hacerlo con mi apreciado amigo Andrés Pérez Dominguez, a quien su novela El violinista de Mauthausen le está yendo de fábula. No me sorprende. La novela es estupenda. Me encuentro de nuevo con Paco Gómez Escribano y, tras los saludos de rigor, vuelvo para casa que, tras tres días para arriba y abajo, ya toca descanso.

¡Gong! Fin del primer asalto.

Etiquetas: , , ,

10 comentarios:

Blogger Más claro, agua ha dicho...

Por completar:

1) los esoltas roperos de la Infanta iban a la distancia prudencial que les permitía la cabeza de Froilán...

2) Recuerda que a Vázquez Figueroa se le acercó una vendedora de lotería de la Cruz Roja presentándose de tal manera: "Señor Figueroa, ¿me compraría usted un boleto? Yo es que soy muy fan de usted. Pero no fan normal... Acérrima, muy acérrima. Que a mí me hicieron leer un libro suyo en la escuela y me enganché"...

Lo dicho... Por completar... ;-)

31 de mayo de 2010, 0:04  
Anonymous Celia Santos ha dicho...

Lo mejor fue tu camiseta. Estoy editando las fotos ;)

31 de mayo de 2010, 0:28  
Blogger Paco Gómez Escribano ha dicho...

Lo cierto es que yo también me he dado un fin de semana literario de órdago. Estuve también por la mañana con Carlos Salem y me reencontré con José Luis Muñoz, al que conozco hace años. (Por cierto, hay reseña de La frontera sur y su libro de relatos en mi blog: http://blogdelordbyron.blogspot.com/2010/05/jose-luis-munoz.html).
También pude acercarme a ver a Donna León. Luego vi a un chico de Getafe que se llama Pedro de Paz, al que también vi por las tarde y que me presentó a Andrés Pérez Domínguez, al que sólo conocía de forma virtual. Estás en todos los lados, Pedro.
Y or la noche acabé en el Bukowsky, viendo las "recitaciones" de un tal Badania. Día completito.
Me encantó volver a verte, Pedro. Un abrazo.

31 de mayo de 2010, 8:30  
Blogger Paco Gómez Escribano ha dicho...

Ah, se me olvidaba. Por la mañana, también tuve el gusto de reencontrarme con el maestro, Lorenzo Silva, todo un placer.

31 de mayo de 2010, 8:31  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Estupenda crónica. Gracias. Por cierto, últimamente se te echa bastante de menos por el blog. ¿Hastiado?

31 de mayo de 2010, 8:55  
Blogger Víctor Manuel Fernández ha dicho...

Por la camiseta que llevabas el sábado... ¡YO MA-TO!

31 de mayo de 2010, 9:16  
Blogger Pedro de Paz ha dicho...

Excelente puntualización, Eduardo. Lo de la técnica de marketing de la tipa de la Cruz Roja fue acojonante. "Pero, acérrima, acérrima..." El gesto de circunstacia de D. Alberto era todo un poema. X'-DDDD

Me alegra que te gustase, Celia Y cuidado con lo de "editar fotos" que suena a retoque. A ver qué haces, que te temo más que a un nublao. :-DDD

No te pierdes una, Paco. A mí también me alegró mucho encontrarme contigo. ¡Ah!, y el chaval ese que dices no es de Getafe. Es de Móstoles. :-)

No, Anónimo, no es hastío. Es saturación de obligaciones. Ando puliendo un par de textos de cara a su publicación -ya daré los oportunos detalles- y entre eso y las obligaciones sociales, no doy abasto. Recuperaré el tono y la periodicidad en cuanto me sea posible.

Vaya, Víctor. Por lo que veo la camiseta fue un auténtico éxito. A ver si publica Celia alguna de las fotos en su web y la vemos todos. :-)

Abrazos.

31 de mayo de 2010, 9:58  
Blogger Paco Gómez Escribano ha dicho...

Vaya tela, Pedro, disculpa. Móstoles, Getafe, en fin que me he liado. Pero una vez deshecho el entuerto, ya no se me olvida. Un abrazo.

31 de mayo de 2010, 16:22  
Blogger Armando Rodera ha dicho...

Las jornadas del jueves y viernes me las perdí lastimosamente al encontrarme fuera, pero la del sábado fue genial. Más quisiera yo ser omnipresente, Pedro (yo también te aprecio desde el rencor, you know).

La camiseta genial, las cervecitas de lujo, la comida estupenda (mención aparte del vermú y la camarera, que son para escribir un relato por lo menos) y la charla muy distendida. Nosotros lo pasamos genial y fue un día que mereció realmente la pena disfrutar en compañía de amigos.

Muy buena crónica, Pedro. Un abrazo.

31 de mayo de 2010, 18:33  
Blogger Más claro, agua ha dicho...

Ayer hablé de vos con el ínclito D. Antonio Piera. Visite su blog para leer la conversación mantenida y, posteriormente, actuar en consecuencia si le place, amigo Pedro ;-)

1 de junio de 2010, 11:33  

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal