Mentiras completas y verdades a medias



jueves, 13 de mayo de 2010

Las nuevas ropas del emperador

Ayer, al fin, el emperador no tuvo más remedio que reconocer que iba desnudo. Que el traje que se había empeñado en lucir todo este tiempo ni estaba hecho de una tela maravillosa que sólo podía ser vista por gente excepcional ni pollas en vinagre. Ayer, José Luis Rodriguez Zapatero admitió, al fin, algo que la ciudadanía en general tenía más que asumido desde hacía tiempo: que estamos más jodidos de lo que creíamos. Y que la forma de solventarlo es que todos arrimemos el hombro. El problema es que bajo ese mayestático «todos» quizá no se encuentren todos los que son aunque si sean (somos) todos los que están (estamos). Y las primeras medidas propuestas para ese «todos» es el recorte y congelación del sueldo de los funcionarios —que con mayores o menores prebendas (unos más y otros menos), no dejan de ser curritos, no lo olvidemos— y la congelación de las pensiones —que también fueron curritos hasta hace muy poco—. Es decir, que bajo ese «todos», al menos y de momento, yo no me estoy encontrando con que realmente estemos todos.

Lo que se reprocha no es la solución tomada por esta legión de desnortados. Al menos, no sólo. Es también la necedad de tomarla a estas alturas, urgido por las evidencias y tras negar la mayor por activa, por pasiva, por arriba y por abajo durante tanto tiempo. Y que, quizá, no tendríamos necesidad de estos lodos si no hubiésemos tenido los polvos que hemos tenido. Y esos palos de ciego que, por omisión más que por acción, han contribuido en su medida en situarnos en la triste tesitura en la que nos encontramos: medidas evidentemente electoralistas como la reducción fiscal de 400 euros en el IRPF o el cheque bebé —cuando, si lo que de verdad se pretendía era ayudar a las unidades familiares, ese dinero podría haber sido empleado en algo tan útil y auténticamente necesario como la creación de guarderías gratuitas Por poner un ejemplo. Pero ese tipo de soluciones son menos efectistas y generan menos réditos políticos—; despropósitos como la instauración de unidades administrativas —ministerios, secretarías, subsecretarías et al.— de funcionalidad manifiestamente inútil o, cuanto menos, de productividad muy limitada —no me hagan dar el nombre de dos que tengo ahora en mente. Al igual que los tiene ustedes—... No se trata de cargar las tintas contra las propias medidas en sí. Nadie es tan idiota como para negar las bondades y los beneficios que supone cualquier tipo de ayuda social. Se reprocha lo oportuno de las mismas y su idoneidad. Como nadie niega las bondades de comer jamón ibérico 5 jotas a diario o de conducir un Mercedes último modelo. Se reprocha el que te arruines empeñando tu vida y tu hacienda para poder hacerlo.

Manda cojones que el mayor recorte social que ha sufrido este país desde que accedimos ala democracia se haya producido durante la funesta gestión de un gobierno cuyos principios ideológicos se asientan precisamente sobre la defensa a ultranza del bienestar de esa misma sociedad a la que ahora trasquilan. Si estos son el último bastión del proletariado, déjenlo. No nos salven. Casi mejor que lo dejamos en tablas. Y ya nos apañaremos nosotros.

Etiquetas: , ,

4 comentarios:

Blogger Víctor Manuel Fernández ha dicho...

¿Alguien me puede decir para qué cojones sirve un ministerio de la igualdad? Y, ¿qué papel tiene la mujer plumero por excelencia del gabinete Zapatero, la sin par Bibiana Aido?
¿Por qué se mete mano primero a los sueldos de los funcionarios y a las pensiones, y no se tocan las partidas destinadas a los partidos políticos y a los sindicatos verticales, sí, verticales, como ayer, de manera rastrera, electoralista y oportunista denunció el líder de la pseudo oposición de este país?
¿Por qué llevamos viendo esto desde hace tres años, tres, que se dice pronto, y ahora, en cuanto Europa y Obama abren la boca, sacamos la navaja a lo bestia y nos liamos a pegar zurriagazos al jubón, que ya está más que seco?
Esto, y mucho más, Pedro, mucho más.

13 de mayo de 2010, 12:14  
Blogger Paco Gómez Escribano ha dicho...

Que nuestro presidente es un inútil para el gobierno del país, es un hecho, nadie con sentido común lo cuestiona. Entró sacando a las tropas de Irak (que seguramente no debimos ir, pero fuimos), incumpliendo acuerdos y sacando a nuestros soldados mientras éstos tenían que aguantar estoicamente los gritos de "cobardes" de las tropas aliadas, dando con este golpe de efecto jabón a los "artistas" que le auparon a Moncloa. Después pactó en Cataluña, rompiendo la mayoría simple de CiU, con el objetivo de gobernar a toda costa. Hizo lo mismo en Galicia. Es decir, que de Bambi nada, más bien un depredador de mucho cuidado. Después quiso ser héroe declarando que Otegi era hombre de paz y que él iba a acabar con ETA, aunque para eso rozó, si no sobrepasó, la línea de la legalidad con chivatazos y demás maniobras. ¡PUM! La T4. Después ha despilfarrado como si el dinero fuese suyo y del partido pagando las fidelidades de las autonomías de siempre, que por la mierda de ley electoral que tenemos obtienen más diputados que nadie. Y cheques bebés, y los 400 euros del IRPF, y para los gays de África, etc, etc, etc. Aparte de que nos toma por idiotas negando la crisis y mintiendo sistemáticamente. Y ahora nos toca los sueldos y las pensiones, como tradicionalmente hacen los gobiernos socialistas. Claro, que de los del PP tampoco me fío ni un pelo. ¿Qué nos queda? Pues ni idea. Supongo que aguantar el tirón como españolitos.
Un abrazo.

13 de mayo de 2010, 12:46  
Blogger Antonia J. Corrales ha dicho...

Esto es un caos. Pienso en los funcionarios que ganan 1000 euros cuando les quiten 50, que para 1000 es una pasta. O los que ganan 900 o 600 , que los hay. A los que ganan 3000 o más no les supone tanto, pero el de fomento dice que la bajada es justa, hay que joderse. Y los jubilados, con las pensiones de mierda que tienen les dicen que no se las van a tocar, como si les hiciese un favor, si los 400 euros y que ganan la mayoría, para dos personas, no les llega más que para irse a los contenedores de las grandes superficies a recoger los sobrantes. Debería darles vergüenza, pero no la tienen ni la han tenido nunca.
España es un país en el que aún no ha madurado ni la mitad de su población y que desgraciadamente piensa:mientras que no me toque a mí... Y sí el gobierno dice que el sol gira alrededor de la Tierra aplauden, porque es su gobierno, porque es socialista ( eso dicen, que son socialistas) Manda cojones el tema!
Hace 5 años escuché decir a una de las miles de personas que trabajan en el sector financiero: como sigamos así, la crisis del ladrillo llegará en unos años. Esto será una hecatombe, hace cinco años. No se puede prescindir del sector financiero, no se puede prescindir de la especulación porque ella es la que hace que el capital invierta, eso es algo que la mayoría de la gente no sabe o no quiere saber, pero sí se pueden hacer las cosas bien y este gobierno no sabe o no le interesa hacerlas. La demagogia es su bandera, y así nos desayunamos con mentiras día tras días y son mentiras que tienen consecuencias muy serias para mucha gente, ese es el problema.
Espero no tener que hacer cola para que el médico de cabecera, al que también le bajarán el sueldo, me recete una monodosis para el dolor de espalda o cabeza, porque quizás tenga que ir tres veces al día a por la receta, ya que lo más probable es que me duela durante todo el día. Pero el señor Zapatero dice que se están planteando las monodosis, a él querría verle yo en un ambulatorio esperando cola, en un ambulatorio o viviendo con 400 euros al mes. Sí, me gustaría muchísimo verle en esa situación mientras los productos de primer orden suben, que subieran más, mucho más. Me gustaría verle en esa y otras situaciones, viviéndolas una por una, no visitándolas y son riendo al tiempo que gesticula muy al compás de su asesor de imagen. Como decía mi abuelo: más vale caer bien que hacerlo bien.
Ha llegado a tal extremo el tema que creo que todas las noches el gabinete en pleno debe irse a la cama repitiendo : qué guapo soy y qué tipo tengo.

13 de mayo de 2010, 13:45  
Anonymous Trancos ha dicho...

Creo que fue Bernard Shaw el que dijo que "los políticos y los pañales hay que cambiarlos amenudo. Y por los mismos motivos"

Saludos.

17 de mayo de 2010, 10:28  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal