Mejor con un libro". Crónica en tres actos (y III)" />

Mentiras completas y verdades a medias



miércoles, 25 de marzo de 2009

Jornadas "Mejor con un libro". Crónica en tres actos (y III)

La última jornada se inició en el FNAC de Málaga con una sesión de cuentacuentos conducida por la escritora Eva Pérez en la que colaboró con la lectura de un relato el novelista Jorge Magano que, con su voz engolada y su varonil apostura, supo cautivar al público (Jorge, que ya me paso yo a por el cheque si eso...). Los cuentos, magníficos, particularmente el segundo de ellos.

El siguiente acto, en la librería Luces, fue la extraordinaria conferencia «El estereotipo del asesino en serie en el cine y la literatura: Realidad y ficción» impartida por el eximio profesor de Psicología Criminal D. Francisco Pérez Fernández (más conocido como Pakosky en determinados círculos y contextos). Paco, magnífico en su papel de orador. La charla resultó fascinante máxime si tenemos en cuenta el interés de los temas tratados ante un publico que en gran medida era lector, cuando no autor, de novela negra y policíaca. Por desgracia, la conferencia hubo de ser interrumpida antes de tiempo por problemas de agenda, pero creo que recojo el sentir de todos los que estuvimos presentes si afirmo que fue uno de los actos que más expectación creó y que todos nos quedamos con las ganas de haber asistido a su conclusión.

Sin movernos del sitio, después asistimos a la presentación de Fabuland, el nuevo libro del escritor Jorge Magano. Una excelente novela de género fantástico, orientada hacia un público juvenil, con cuya lectura puede disfrutar cualquier tipo de público. Tras una breve introducción a cargo de Juan Ramón Gálvez, la presentación fue llevada a cabo por Patrick Ericson. Un acto ameno e interesante donde no faltó la extensa participación del público.

A mediodía, para reponer fuerzas, comida en el restaurante El mago. Exquisita a pesar del peculiar diseño de la vajilla. Y a primera hora de la tarde, Tengo una respuesta para ti, quizá el acto más peculiar de las jornadas. Un evento que consistía en dejar pastar por el FNAC a más de una decena de escritores —que temeridad, por Dios. Sólo faltaba el cartel del «Peligro. Autores sueltos»— ubicándolos estratégicamente al lado de pilas, previamente preparadas, de ejemplares de sus libros para que cualquier asistente pudiese preguntar al autor por sus obras, charlar un rato con él y poder llevarse los libros firmados si así lo deseaba. El acto resultó un éxito para todos los congregados. En mi caso, agoté la pila de ejemplares de El documento Saldaña y el personal del FNAC tuvo que reponerla de nuevo. Y me consta que al resto de autores también les fue bastante bien.

Nótese la alta cuna y la excelente educación —de colegio de pago, por lo menos— de algunos de los autores presentes.

Tras la firma de ejemplares llegó el último acto de las jornadas, de nuevo en la librería Luces: la presentación de Génesis, el ritual rosacruz de Patrick Ericson quien, en un abracadabrante juego de manos, intercambió el papel de presentador y presentado que había interpretado esa misma mañana junto a Jorge Magano. Acto ameno y divertido dado el gracejo de los intervinientes y en el que Ericson esbozó el contenido de su novela y las bases históricas y documentales sobre las que se asentaba la trama.

Extenuados tras dos días de imparable ajetreo, nos dirigimos al hotel con el tiempo justo para una ducha y un cambio de indumentaria antes de la cena de clausura. En los rostros de todos se dibujaba el cansancio, pero también una extrema felicidad por los momentos compartidos. Restaba redondear lo vivido con un estupendo fin de fiesta por todo lo alto. Como así fue. Una velada presidida por las risas, las bromas y el cachondeo permanente donde hubo de todo, desde un generoso y emotivo brindis enunciado por Jero Tristante hasta una declamación de sonetos interpretada por David G. Panadero y su portentoso chorro de voz (un descojone, vamos). Para terminar, copas y baile hasta la madrugada, esa hora mágica en la que todos los gatos son pardos y la vergüenza se diluye entre las brumas del alcohol como si jamás hubiese existido (¿verdad, Pakosky?).








[Vídeos por cortesía de Chari (Neftis)]

CODA

Al día siguiente, en el AVE de vuelta, exhausto pero feliz, reflexioné sobre lo vivido durante los últimos tres días. Sobre la ilusión puesta en el lance, sobre los amigos encontrados, sobre los momentos disfrutados, sobre el cariño recibido, sobre la complicidad bien entendida, sobre el respeto que la labor del escritor genera cuando ésta es dada a conocer de manera adecuada. En definitiva, sobre la excelencia de actos como los que se habían llevado a cabo. Y no me cupo la menor duda. Iniciativas como éstas son necesarias. Por todo lo que aportan y, sobre todo, por todo lo que son capaces de aportar en un futuro. Y por ello, el staff de Mejor con un libro cuenta con mi agradecido reconocimiento por el empeño, la voluntad y el tesón empleados en lograr que las jornadas llegasen a buen puerto y cumpliesen su objetivo. Que no era tarea sencilla, pero que ellos fueron capaces de acometer con una solvencia digna de encomio.

Gracias, amigos. Por todo.

Etiquetas: , , , ,

6 comentarios:

Blogger Miguel Baquero ha dicho...

¡Qué buen rollo, tío! Me alegro de que te lo pasaras tan bien

26 de marzo de 2009, 23:21  
Anonymous g.l.r. ha dicho...

Esa es una de las mejores formas para acercar la literatura, y todo lo que la rodea, al público. Nos da la oportunidad de conocer a los autores que nos entretienen, y nos permite escuchar opiniones y reflexiones a las que, de otro modo, difícilmente tendríamos acceso. Sólo por eso ya vale la pena.

Y para vosotros es una excelente excusa para correrse una juerga (disculpa la humorada, no he podido evitarlo)

En fin, que se repita y que cale -y yo que lo vea-. Y mucha suerte para Gálvez en esta aventura.

Un abrazo.

26 de marzo de 2009, 23:23  
Blogger Ella ha dicho...

¿Dónde se puede conseguir más info sobre la asociación? Me parece muy interesante todo lo que has relatado aquí.
Por cierto, qué dos días más bien aprovechados, jomío, ¡y qué gamberretes que estáis hechos los escritores! Hombreeeeeee, ¡un poquito de seriedaddddd!! :P
Besoooooooooo

27 de marzo de 2009, 3:56  
Blogger Samantha Keyela ha dicho...

esa libería Luces tiene una pinta estupenda; en cambio tú y tus compinches de la letra...vaya peña de escritores sin pinta de escritores...menos mal que la procesión va por dentro X:DDDD

28 de marzo de 2009, 11:11  
Blogger Pedro de Paz ha dicho...

Fue brutal, Miguel. Una autentica comunión entre autores y lectores.

GLR, no es que sea una de las mejores. Para mí, es casi la única. Basta ya de esa imagen de autores aupados en su pedestal. Somos personas, como todo el mundo. Y la mejor forma de demostrarlo es esa, la que yo trato de reflejar en las crónicas que pongo por aquí.

Ella, puedes conseguir más información en el foro Abretelibro y en la página web de la asociación. Para lo que queda de año están preparando unas jornadas sobre Novela Histórica y otras sobre Novela Negra. Si quieres estar al tanto, visita ambos lugares.

La procesión y la profesión, querida Samantha. Unos golfos cierrabares. Eso es lo que somos.

Abrazos,
Pedro de Paz

28 de marzo de 2009, 17:36  
Blogger Ella ha dicho...

Tomado nota he querido Pedro.
Beso.

30 de marzo de 2009, 20:19  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal