Mentiras completas y verdades a medias



domingo, 29 de marzo de 2009

Esencias

El aroma de un tórrido día de verano
de cielo agostado
y efluvios de mies recién trillada.

El olor de leña en las chimeneas
mientras paseas por callejuelas olvidadas
y la gelidez del aire acaricia tu rostro.

La hierba recién cortada
rebosando vaharadas de clorofila
a través de las heridas infligidas.

La fragancia de aquel delicado perfume
que jamás volverá oler de la misma manera
en la piel de otra mujer

Esencias.
Evocadores destellos capaces de trasladarte
con un rápido chasquido de dedos
a un tiempo y a un lugar
en el que, un día, fuiste feliz.

Etiquetas:

1 comentarios:

Anonymous Daffy ha dicho...

Muy bonito, Pedro.

Besitos.

4 de abril de 2009, 23:26  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal