Mentiras completas y verdades a medias



jueves, 17 de julio de 2008

Noche de tormenta


[Imagen cedida por reutC]

Verano. Madrugada. Una brisa incandescente se filtra a través de las ventanas del dormitorio, abiertas de par en par, provocando que cada uno de tus poros supure vaharadas de calor. De pronto, negras nubes se arremolinan en torno a un cielo sombrío y ardiente mientras un intenso olor terroso se apodera del aire. Durante unas décimas de segundo, un destello pinta las paredes del dormitorio de un suave tono azul eléctrico anunciando la tempestad a punto de embestir. Segundos después, un rumor sordo retumba en el aire emulando un lejano tambor de guerra. La lluvia comienza a hacer su aparición, tímida y suave primero, ruidosa y apremiante después. Gotas gruesas y compactas repiquetean furiosas sobre el candente asfalto levantando a su paso una etérea cortina de vaho que se eleva hacia el cielo formando a su paso translucidas hilachas de vapor. Su imagen se revela fantasmagórica al trasluz de la amarillenta luz de las farolas. Fuera, en la calle, se desata un infierno líquido.

El estampido bronco y violento de un trueno cercano revuelve su sueño. Bajo las sábanas, se encoge como un cachorrillo asustado y se ciñe a mí con fuerza buscando refugio en mi pecho. Puedo palpar su temor, sentir su agitada respiración fluir sobre mi piel. La abrazo con ternura mientras susurro quedamente tratando de infundirle una serenidad que incluso a mí me cuesta sentir. Sus cabellos rozan mi rostro fingiendo aleteos de mariposa. El roce de su cuerpo, cálido y tibio, evoca un placer puro, limpio, ajeno a cualquier tipo de connotación. Poco a poco, voy sintiendo cómo sus músculos se relajan y su miedo va desapareciendo, fluyendo, diluyéndose entre los regueros de lluvia para, a los pocos minutos, sumergirse de nuevo en el sosiego de un sueño sin fantasmas.

Desvelado, estrecho el cerco de su cuerpo, entorno los párpados y me dedico a escuchar cómo la lluvia se precipita mansamente sobre el asfalto. Si existe la felicidad debe ser algo muy parecido a esto. Sé que mañana será otro día, pero, por mí, en estos momentos, el mundo puede irse al carajo si así lo desea. Tengo lo que quiero. No necesito más.

Etiquetas:

13 comentarios:

Blogger miguel baquero ha dicho...

Ese olor a tierra que acompaña a las tormentas y el aire que puede respirarse cuando ya ha pasado la tromba es una de las cosas más bonitas del mundo (por lo que llevo conocido). La otra quizás puede ser el olor a césped recién cortado.

17 de julio de 2008, 7:23  
Blogger Pedro de Paz ha dicho...

Si a todo, estimado Miguel. El de las tormentas preferiblemente las de verano a las de invierno, cuando el aroma a lluvia es acompañado con esa apremiante y necesaria sensación de frescor tras un día transcurrido a 35 grados.

Abrazos,
Pedro de Paz

18 de julio de 2008, 12:53  
Blogger dafne ha dicho...

Qué bonito lo que has contado, Pedro, no sólo por la lluvia que a mí me encanta (sobre todo, refugiada en casa) si no por lo otro, lo que me ha parecido más hermoso, lo de que el mundo puede irse al carajo cuando quiera porque tú eres feliz. Qué romántico y especial. Un abrazo y enhorabuena.

19 de julio de 2008, 1:08  
Blogger Pedro de Paz ha dicho...

Me alegra que te haya gustado, Dafne. Estoy particularmente satisfecho de este post, no por la forma sino por el fondo. La mayoría de las veces, en los pensamientos lanzados en voz alta sin otra intención que poner sobre papel esa sensación que te mantiene atrapado, a la que no puedes dejar de dar vueltas y comprobar después que el resultado es bastante cercano a tus sentimientos reales, ahí es donde radica la mayor de las satisfacciones.

Besos,
Pedro de Paz

21 de julio de 2008, 22:07  
Anonymous Anónimo ha dicho...

HOLA PEDRO,VOY A SER MUY ESCUETO,COMO PUEDES SER TAN PEDANTE,TAN REPETITIVO,AN ENCANTADO DE CONOCERTE....EN FIN TAN PATETICO.

BRISA INCANDESCENTE.

3 de agosto de 2008, 0:19  
Blogger Pedro de Paz ha dicho...

Hola, anónimo. Yo también voy a ser muy escueto: que te joda un pez-polla.

3 de agosto de 2008, 1:42  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Vaya,vaya,vaya Sr Paz,que desilusion,que van a pensar esa legion de personas que esperan con ansiedad,la publicacion de su obra maestra,que decepcion comprobar,que con un humilde comentario,provoca una reaccion tan desafortunada por su parte,nunca quise creer,pero, van a tener razon,las personas que nos tienen sobre aviso,sobre la verdadera realidad del personaje,y el transfondo que le acompaña.
Internet,es una herramienta que a permitido,que muchos que nunca hubieran pasado de anonimos,tengan un nombre.BRISA INCANDESCENTE.

4 de agosto de 2008, 22:28  
Blogger Pedro de Paz ha dicho...

¿"...provoca una reaccion tan desafortunada..."? ¿Qué reacción desafortunada? Alzas una ceja ante un pretencioso intento por llamar la atención y la gente cree haber generado una crisis mundial. Joder, de todos los trolls que hay por ahí siempre me toca a mí el tonto del pueblo. ¿Porque no me tocarán trolls de calidad, trolls comme il faut y no estas piltrafas sucedaneas? ¿Cuando me tocará a mi el Moriarty de los trolls? A ver, el libro de reclamaciones.

PS.- Burkiano (su deplorable sintaxis lo delata sin remisión), cúrreselo un poco mas, hombre. Trate de hacer su cometido con un poco más de originalidad y, sobre todo, ingenio. Claro, que si no da usted más de sí, lo entenderé. Hay que ser comprensivo con la gente con limitaciones. Venga, va. Volvamos al nivel en el que usted se desenvuelve más o menos bien: que te joda un pez-polla.

5 de agosto de 2008, 8:38  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Te has pasado Pedrito,està visto que en cuanto tus estómagos agradecidos no te ponen los post que necesitas para inflarte el ego (aún mas ),sales por donde puedes.

Anonimo,lo de brisa incasdente ha sido un punto.La verdad cuesta trabajo creerse que publiquen aun tío que escribe en serio sobre una tormenta.Este tipo esta encantado de conocerse y no acepta críticas que no vengan de algun engolado como él pero con mas galones;vamos que es cobarde con los fuertes y valiente con los que él considera débiles.Todo un caballero al mas puro estilo "Perez Reverte".

Nomevendo..:eres un crack.A lo de troll,ya sabes....no hagas caso a el susodicho,he leido en otro blog que le cuenta a su amiguito que está nervioso porque le dan su juguetito en Septiembre.

Nos vemos donde siempre!

5 de agosto de 2008, 9:26  
Anonymous Suzie ha dicho...

¿¿Que escribe sobre una tormenta??

Este no se entera ni del NO-DO. Está claro que los proverbios chinos son ideales de la muerte para esto: el sabio señala la luna y el necio jamás dejará de mirar el dedo.

Pedro, ni caso. "El síndrome del escritor frustrado" le llaman a lo que tiene el acomplejao éste. Una reacción muy habitual del que fracasa donde los demás triunfan.

Beso a tornillo
Suzie

5 de agosto de 2008, 10:42  
Anonymous Anónimo ha dicho...

No Suzie,si no se puede fracasar en el campo al que uno no se dedica,pero se puede tener criterio igual....

Por lo de beso a tornillo ahora entiendo la expresion "furor uterino".

Ya va encajando todo.

5 de agosto de 2008, 12:00  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Vaya,vaya,vaya Sr Paz,me sigue defraudando,me empiezo a preguntar seriamente,que estamos haciendo,hacertamos utilizamos nuestros recursos correctamente,abrimos las puertas de esta gran casa a un vulgar comunicador,criado a los pechos de este ventanal para medocres,lleno de pensadores,qye uiizan un enguaje cifrado,impensable en viejas epocas de esplendor.
Bien dices en tu anterior articulo,eres un bocas,yo estoy perdiendo mi valioso tiempo,en comfirmar que debajo de ese personaje barroco y recargado,no hay nada mas, que un vulgar chico de un pobre barrio de Madrid.
Pedro,no suele haber una tercera opurtunidad.
BRISA INCANDESCENTE.

5 de agosto de 2008, 19:09  
Blogger Antonia J. Corrales ha dicho...

Yo soy una vulgar chica de un barrio pobre de Madrid, que no un pobre barrio, porque hay barrios y barrios y los epítetos son epítetos:)
Qué simpático el tema. Como de costumbre pasamos del: no me gusta como escribes, al me has defraudado, que vulgar eres... Vamos como le decían a Cela, y que conste que no comparo, pero es que no puedo con mi vida!
Creo que de esta me voy a ir a comprar una sartenes de las que vende la Belén Esteban, porque quizá así entienda lo de INCANDESCENTE :)
Y lo de barroco, eso sí que es furor uterino.
Oye, Pedro: tú sabes que te quiero mucho. Pero no se lo digas a naide porque igual se piensan que por eso te defiendo y me gusta tanto como escribes. Que la peña es "mu" mal "pensa"
Ay, señor!

20 de septiembre de 2010, 18:23  

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal