Mentiras completas y verdades a medias



viernes, 4 de julio de 2008

Contertulios



Llegué a ellos hace años, cuando aún se organizaba la tertulia literaria de la taberna La Cruzada de la calle Amnistía. Una curiosa colección de personajes que, según las malas lenguas, conjugaban lo más granado de la variopinta fauna literaria madrileña. Conocí de forma casual a uno de sus integrantes y éste me invitó a asistir a sus reuniones. Imaginen el percal. A mí, que por aquel entonces era un autor neófito, recién editado, solo y perdido en el mundo, se me ofrecía la oportunidad de participar en una tertulia literaria, de codearme y aprender de los aparentes popes de la cultura madrileña. Como comprenderán, no me lo pensé dos veces. Me acicalé con mis mejores galas y allá que me presenté, dispuesto a disfrutar de la pompa y el boato que, infelice de mí, supuse rodeaba a lo más ilustre de la bohemia capitalina. Y cuando llegué al encuentro se me cayeron los palos del sombrajo. Lo único que hallé fueron borrachos tabernarios, gente de vocabulario procaz, desequilibrados en sus más diversos grados y facetas, pendencieros contumaces y libertinos de costumbres ostentosamente licenciosas. Arrugué el hocico, fruncí el ceño y exclamé con cierto estupor: «¡Coñó!... ¿Y estos son la creme de la creme?... ¡Pero si son de los míos!»

Y desde entonces, alternando periodos de máxima efervescencia con otros de absoluta sequía tertuliana —yo estuve un tiempo sin acudir pensando que la tertulia se había disuelto hasta que alguien me informó que continuaban reuniéndose en otro lugar. Sí, eran tres y el del tambor, pero allí seguían, al pie del cañón—, suele convocarse con relativa asiduidad una cordial y amena reunión semanal en la que, con la más peregrina excusa, seguimos bebiendo cerveza a cascoporro, riéndonos a mandíbula batiente, insultando a la gente y mofándonos de todo lo mofable. Y a veces, incluso, hasta hablamos de libros y autores. Y encantados, oiga.

Los inefables integrantes de tan peculiar cuadrilla —auspiciada en sus inicios por Nacho Fernández de LITERATURAS.COM— eran, solían ser, han sido o actualmente son (sin ningún orden especifico salvo el de mi propia memoria): Alfonso Ruiz de Aguirre, Antonio Paniagua, Isabel Cordero, Alejandro Pérez-Prat, Gloria Fernández Rozas, el entrañable Pedro M. Martínez, Ana Pérez-Cañamares, el siempre afable Norberto Luis Romero, Kiko Méndez Monasterio, Julio Espinosa, Beatriz, Cristina Aparicio, Enrique Mercado, Miguel Baquero, Rodrigo Galarza, Paco Sevilla, Leo Zelada... (Ruego que me disculpen los omitidos. Mi memoria ya no es lo que era). También pasaron por allí con cierta frecuencia algunos autores consagrados y otros que con posterioridad fueron elevados a los altares de la fama, alcanzaron mayor proyección —estoy más que convencido que tal circunstancia se produjo a raíz del alejamiento de nuestra funesta influencia— y lograron obtener una cierta repercusión como, por ejemplo: Javier Puebla, Antonio Gómez-Rufo, Eugenia Rico, Montero Glez, David Torres, Pilar Adón, Marta Sanz, Cristina Cerrada, Santiago Roncagliolo...

Y éstas son nuestras últimas y más tiernas incorporaciones, la última hornada, el último reemplazo: Miguel «Child», Marta «UB» y Juan Carlos «Carpetania». Las imágenes que acompañan a esta entrada corresponden precisamente a su sesión de investidura.

Pardillos... No saben dónde se meten.


Etiquetas: ,

5 comentarios:

Blogger Marta Sanuy ha dicho...

Pedro ¿te acuerdas de mi?, de la Cruzada, que iba de vez en cuando desde Zaragoza.

Pienso volver, buena noticia que haya una hora y un sitio fijo para volver a la carga

4 de julio de 2008, 14:01  
Anonymous child in time ha dicho...

Una tarde-noche inolvidable, sobre todo cuando os fuisteis y hube de acudir a un club de San Bernardo a que me sivieran otra birra. Salú.

4 de julio de 2008, 21:58  
Blogger miguel baquero ha dicho...

Pedro, colega, me han gustado mucho tus comentarios y las fotos. no di con el blogt las otras veces que anduve por esta página, pero ahora descuida que estaré atento a todo lo que vayas poniendo.
Nos seguimosm viendo. Un abrazo.

5 de julio de 2008, 12:13  
Blogger Pedro de Paz ha dicho...

Si he de serte sincero, Marta, me acordaba de ti pero en un principio no te ubicaba físicamente. Tras encontrar una foto tuya en Internet ya sé quién eres. Espero verte algún día de estos en la nueva tertulia.

En efecto, Child, una excelente noche. Lamento que te supiese a poco pero algunos ya estamos algo mayores. :-)

Miguel, probablemente no diste con él porque lleva muy poco en funcionamiento (apenas una semana). Nos vemos (por aquí o tras unas cervezas). Abrazos.

5 de julio de 2008, 16:58  
Blogger dafne ha dicho...

Debes pasártelo genial en esas tertulias, Pedro, desde luego, suenan bien. Me alegro mucho, siempre es bueno tomarte unas cervecitas en inmejorable compañía.
Besitos.

6 de julio de 2008, 12:56  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal