Mentiras completas y verdades a medias



jueves, 14 de agosto de 2008

Una bellísima persona



(c) Gallego & Rey
Jesús Neira, el ciudadano que intervino en una supuesta agresión a una mujer en plena calle, se debate entre la vida y la muerte en un hospital de Madrid. La mujer aparentemente agredida declara que su presunto agresor «es una bellísima persona que tuvo un mal momento». Una «bellísima persona» que deja en coma a golpes a otra por salir en defensa de alguien al que él mismo estaba agrediendo momentos antes.

Una «bellísima persona»...

Pero lo que más me enerva de este asunto son otras declaraciones —recogidas por la prensa— de la supuesta agredida:

"Si Jesús Neira no hubiera intervenido, no hubiera ocurrido nada. En ningún momento son malos tratos", apuntó la mujer.

¿Pues qué quieren que les diga? Allá con su pan se lo coma la próxima vez que la «bellísima persona» la maje a palos en una esquina, pero flaco favor hacen estas declaraciones al resto de victimas de violencia doméstica: auténtica apología del desentendimiento. Cada uno a lo suyo y Dios a lo de todos. La consigna es «no intervenir» para que «no ocurra nada».

Por fortuna para todos, aún quedan personas como Jesús Neira. Aunque intuya que a él y a su familia estas circunstancias le supongan un pobre consuelo. Máxime escuchando declaraciones como las emitidas por la descerebrada esta.

Etiquetas: , ,

6 comentarios:

Blogger beatus_ille ha dicho...

este tema es tremendo, increible

..

no, si a veces la mujeres machistas son peores que los hombres

cuántas madres entrenaron a sus hijas en la sumisión y a sus hijos en la dominación?

y una muestra más de que la educación es vital, a mi modo de ver


saludos y besos!!!!

14 de agosto de 2008, 12:33  
Blogger Pandora ha dicho...

La verdad es que el tema se las trae, es horrible, pero ella me da pena.
Hoy en día no es como antes, en el que las mujeres callaban porque creían que si ocurría una sola vez, no volvería a pasar. Creían que les harían cambiar, que el silencio acallaría golpes, que si no se sublevaban podían seguir con la persona que no querían, pero que estaba ahí. No sé, hoy se puede dar un portazo ante la violencia y huir, hoy no es como ayer. Aunque también sigue habiendo el miedo a que te peguen una puñalada a traición si quieres reordenar tu vida, si eres valiente para tirar a la basura lo que lleva tanto tiempo roto.

Siento lo de Jesús Neira, aunque espero que se recupere lo más pronto posible. Ojalá sea así.

14 de agosto de 2008, 17:37  
Anonymous child in time ha dicho...

Yo estoy con Beatus_ille, cuántas familias educan a sus hijas en la sumisión. No sólo las familias, sino la sociedad. Por qué se les cuenta a las niñas el cuento del príncipe azul. La mujer es el objeto pasivo y el hombre viene a salvarla de... De qué tiene que salvar un hombre a una mujer ¿Por qué no hay cuentos que hablen de princesas azules que rescaten a hombres, o princesas que no tengan la necesidad de estar con alguien? ¿Por qué a una niña se le niega la imaginación en sus juegos infantiles limitándola a ser maruja a una edad temprana regalándole muñecas? Muñecas donde todo se reduce a cambiar los pañales a los bebés o a comprarle modelitos a la Barbie. ¿Por qué no hay una Barbie albañil?
En mi vida he visto aspectos tan nocivos para el ser humano, tanto para los chicos como para las chicas: las muñecas y el cuento del príncipe azul.
Ésta mujer es una víctima más de una sociedad machista. Hoy defiende a su agresor cuando mañana va a volver a ser agredida por él y entonces no habrá un Jesús Neira que la defienda.

14 de agosto de 2008, 21:03  
Anonymous rubensancheztrigos ha dicho...

Don Pedro, y los demás, echadle un vistazo a este artículo:

http://www.publico.es/espana/actualidad/142473/adictas/agresor

No puedo estar más de acuerdo con lo que dice.

Esta discusión ya la he tenido muchas veces, y casi siempre he tenido que enfrentarme a la incomprensión de las mujeres -algunas, buenas amigas- para las cuales TODA la culpa es del agresor. Y sí, la culpa de una agresión siempre es del que la realiza, pero en el caso de los malos tratos, es también de la sociedad: muchas leyes, muchas campañas mediáticas, pero a la hora de la verdad se siguen manteniendo los estereotipos de siempre.

Sólo un ejemplo: ¿cuántas veces un personaje masculino, sea real o de ficción, chulesco, con un punto agresivo, que trata a las mujeres como trapos -tipo El Duque, de Sin tetas no hay paraiso-, se convierte en objeto de deseo de las féminas en determinadas revistas y programas de televisión?

Pues eso.

14 de agosto de 2008, 21:44  
Blogger Desvelada ha dicho...

La base de una educación no machista pienso que se forma en el hogar con el ejemplo de los padres. El niño que tiene unos padres que comparten tareas domésticas y se respetan mutuamente va a estar menos expuesto a que las influencias machistas de esta sociedad le influyan negativamente en su formación como persona.

Quiero pensar que la mujer que hizo estas declaraciones no es consciente del alcance de las mismas.
Es una noticia muy triste por todo lo que implica social y educacional. Da mucho que pensar.

15 de agosto de 2008, 20:55  
Blogger Pedro de Paz ha dicho...

Beatus, yo en este asunto, desde la perspectiva de esa mujer, veo dos cuestiones básicas: una, un posible miedo a represalias posteriores lo cual se sostiene dificilmente puesto que la bella persona está detenida y confinada y dos, un evidente sindrome de Estocolmo que impide ver lo que tan a las claras está para todo el mundo. No soy quien para juzgar el miedo de nadie, pero, en cualquier caso, lo menos que podía haber hecho esa mujer es permanecer callada. Sigo pensando que salir en defensa de tamaño energúmeno y hacerlo con el argumento que lo hizo -"si Jesús Neira no hubiese intervenido, no habría pasado nada"- es un flaco favor tanto para ella como para el resto de víctimas de maltratos.

A mí también me da pena, Pandora... y no sólo por ella.

Child, los roles tradicionales y esterotipados son los que son y están donde están. Y aun siendo perjudiciales y dignos de ser rebatidos y combatidos no creo que sean lo peor de un asunto como éste.

Excelente artículo el que recomiendas, Rubén. Y muy esclarecedor.

Desvelada, la base de una educación no machista pasa por concienciar a los jóvenes de lo desafortunado de ciertas actitudes. Y a las jóvenes de lo desafortunado de ciertas sumisiones. No dejo de escandalizarme cuando veo determinadas actitudes en muchachas que rondan la veintena para las que su hombre es el más macho por que, de cuando en cuando, las trata con cierta rudeza. Y de comprobar, como ya escribí una vez en un artículo, que el maltrato no es algo arcaico anclado en el pasado, propio de generaciones trasnochadas, sino que la edad media del maltratador en España no supera los treinta años. Y esa constatación me da mucho miedito.

Abrazos a todos,
Pedro de Paz

23 de agosto de 2008, 1:36  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal