Mentiras completas y verdades a medias



viernes, 26 de junio de 2009

Man in the mirror

Nunca fue santo de mi devoción. Al margen de sus innegables capacidades como músico, compositor y coreógrafo, la orbita musical en la que se movía —un pop demasiado orientado a las pistas de baile— nunca llamó mi atención. Tal circunstancia nunca fue óbice para reconocer que Michael Jackson compuso e interpretó algunas de las mejores canciones de los últimos 30 años y supo rodearse de una pléyade de músicos y colaboradores de lujo que fueron desde Eddie Van Halen hasta Jimmy Smith, Steve Stevens o Slash.

Al margen de gustos personales, una cuestión indiscutible acerca de este icono de la música, tan brillante en su vida profesional como controvertido, excéntrico y siniestro en su vida privada, fue su increíble capacidad para concebir y generar el más puro espectáculo, convertirlo en magia y ponerlo al alcance de tu mano para que lo rozases con la punta de los dedos. En mi opinión, Michael Jackson no era el rey del pop que tantos proclamaban. Era el auténtico emperador de la magia y la fantasía. Sus trabajos, sus espectáculos, sus montajes visuales, sus videos musicales siempre eran un paso adelante, una vuelta de tuerca, un más difícil todavía al alcance del genio y el ingenio de muy pocos... Maravillas como el vídeo de Smooth criminal, aun a pesar los años transcurridos, se encuentran a años luz de la gran mayoría de mierdas clamorosas que se hacen hoy en día.

Ya sabemos lo que nos espera ahora. Recopilatorios, reediciones, temas inéditos... Exprimir una y otra vez el muerto hasta obtener zumo de lucro. Y aún así, nada de eso logrará terminar con la magia del mito. Aun habrá gente que, al igual que como con el otro rey, Elvis Presley, proclamara haberlo visto vivo y en perfecto estado al otro lado de la calle y se crearán las más diversas teorías conspiranoicas acerca de lo falso de su muerte y su retiro voluntario y secreto a una isla perdida del Caribe. Al tiempo. Es lo que ocurre con la estela de los genios. Que jamás tuvo ni tendrá fecha de caducidad.

Nunca fue santo de mi devoción. No importa. Es imposible no reconocer que hoy se ha marchado para siempre uno de los elementos más importantes del score, de la banda sonora de toda una generación.

Best wishes, Michael. Wherever you go.

Etiquetas:

5 comentarios:

Blogger Reyes ha dicho...

Hola, Pedro;
sí era santo de mi devoción , y pertenece a mi vida adolescente con la misma fuerza que las fotos de la época del instituto .
Desde entonces lo he seguido escuchando , siempre amándolo un poco avergonzada , cuando la locura , la piel blanca ,la posible pederastia, cuando todo se mezcla en un mismo personaje sin separarse el artista de la persona ,aunque sea una persona destruida por su propio talento, y ahora que se ha muerto pienso que ha durado demasiado , para no haber tenido infancia , para haber sido un ídolo que se volvía loco lentamente .
No puedo evitar sentirme triste , y mientras pienso qué escribir sobre él en mi blog, con toda la sinceridad y expresándome como quiera ( ya sabes que siempre hay quien espera que no se lamente la muerte de famosos porque los negritos siguen muriendo de hambre , por ejemplo) , pues eso, mientras pienso, te mando un saludo porque me ha gustado tu texto.
Y un beso.

26 de junio de 2009, 18:18  
Anonymous Trancos ha dicho...

A mí también me ha gustado tu texto, PdP. Y pienso que Michael Jackson era genial, aunque yo no militara en la órbita de su genialidad. Lo que hacía, lo hizo bien, y de muy poca gente se puede decir eso.

Ahora comenzará el aquelarre de la necrofagia, los carroñeros devorarán a sus zombis y los mercaderes de su templo venderán sus reliquias a sus devotos. Siempre es así. Comienza su segunda agonía.

Salud y saludos.

27 de junio de 2009, 9:47  
Blogger Fernando Pérez-Vigo ha dicho...

...y eso sin apuntar que el próximo disco de Michael Jackson, que está a punto de salir, se iba a llamar, o se va a llamar, Resurrection, y asimismo la gira de conciertos que tenía previsto iniciar en julio en Inglaterra.

Y la guinda sería que en la fecha señalada para el primer concierto se presentara en Londres.

De este genio... me lo creería. La verdad es que sería lo suyo...

29 de junio de 2009, 13:24  
Anonymous elfuncionariocansado ha dicho...

A mi tampoco me gustaba, soy más rockero, pero me parece correcto tu post, y muy bien escrito.

29 de junio de 2009, 14:44  
Blogger Miguel Baquero ha dicho...

En lo artístico, quizás fuera uno de los más honrados: quiero decir, que fue generoso con su talento, que lo tenía, y enorme, aunque a mí no acabara de gustarme. Eso sí, lo quiera o no, forma parte de mi banda sonora.

29 de junio de 2009, 23:18  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal