Mentiras completas y verdades a medias



viernes, 29 de octubre de 2010

Unicornios

Ha muerto el último sindicalista honrado. Que, en los tiempos que corren, es tanto como decir La última virgen o El último unicornio: un animal mitológico cuyo origen se pierde en la noche de los tiempos. No fue, como sí lo son muchos a día de hoy, un sindicalista de criadero que conoce la lucha de clases por los folletos que emite su organización. Combatiente de raza, hombre acostumbrado a conocer de primera mano las penurias de la lucha diaria en clandestinidad y no arredrarse ante ellas —sufrió quince años de talego y jamás se planteó abandonar el sindicalismo— , no forjó su carácter en salones, despachos o chupando fondos de cursos de formación, sino que, a base de tesón, pasión por sus creencias, constancia y riesgos —muchos riesgos—, se labró una reputación y un respeto más que merecido peleando a la contra, jugándose el tipo y sufriendo duros reveses en un tiempo y un régimen en el que ser sindicalista significaba algo más que mullir una poltrona y comer en el restaurante del hotel Villa Magna.

Ha muerto Marcelino Camacho. Cada vez desaparece más gente honesta. Ni referentes nos van quedando. Cagontó.

Etiquetas:

4 comentarios:

Blogger Desclasado ha dicho...

Pues sí, adiós al último mohicano "ni referentes nos van quedando, cagontó".
Supongo que sus "luchadores descendientes" harán una mariscada para darle la despedida. Cagontó.
Saludos.

29 de octubre de 2010, 11:44  
Blogger Paco Gómez Escribano ha dicho...

Una de las cosas de cumplir años es que la van palmando gente a la que admiras. Si los trabajadores hoy tienen derechos, Marcelino Camacho carga con la "culpa". Como bien dices, cualquier parecido entre lo de antes y lo de ahora es pura coincidencia. Saludos.

29 de octubre de 2010, 23:18  
Blogger Miguel Baquero ha dicho...

Un tipo coherente, lo cual hoy en dñia, cagontó, es casi imposible de encontrar

1 de noviembre de 2010, 17:53  
Anonymous corsario ha dicho...

No sé que es peor, si la muerte de esta persona honesta, o ver como se arriman para salir en la foto los "sindicaleros" de nuevo cuño. Por no hablar de políticos varios y otra gente que no adjetivaré.

Saludos,

1 de noviembre de 2010, 19:30  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal